Seguidores

sábado, 16 de abril de 2011

ULISES OSPINA ARZUAGA

HEFESTO

Contemplando tu rostro
Malhumorado dios del fuego y de los artesanos
bien pareces decir:
«se puede ser cojo y feo, pero no tonto,
El amor del esposo
colocado  en los detalles de la
filigrana parece desvanecerse
frente al látigo de la lujuria que consume a Afrodita
El que fabrica el arma se anticipa al combate
 la invisible red de plata se diseña
en lo subterráneo de las horas
Ares y Afrodita revolcados en su lascivia enfermiza
serán el hazme-reir de los dioses
y para que la culpa persiga a los amantes
bastará grabar en el trueno de agosto
la irónica carcajada del esposo traicionado

NARCISO

Atrapado en la fuente
Aguas adentro
Narciso se baña en su belleza
En su escape
1hora es una hermosa flor que subyuga sus sentidos
las  transformaciones traen  sueños
con  lentejuelas rutilantes
Para Narciso
el amor tiene  la beldad de Narciso

ICARO

Embriagado de cielo
Ícaro se siente pájaro
El escape del laberinto
es un canto de desafío
que se abre sobre el celeste horizonte
la pasión le ciega
y la confianza le hace sordo
Atrevido con sed de altura
asomado a la luminosidad solar
demasiado tarde recuerda
que es un solitario sin plumas
al que la mar reclama

PENÉLOPE

Mientras contempla el mar
Arnea siente que le duelen los sueños
Otros fueron los tiempos cuando Icario (su padre)
lela en  su silencio la decisión de  partir con Odisea
y decidiera levantar en su nombre un templo al pudor

Han transcurrido muchos años
Helena ha sido raptada por París
Y su esposo cumpliendo el juramento
que hiciera a Tindáreo se ha ido a la guerra
Hoy llega Neuplio y ante todos
dice que Odisea es muerto
Arnea siente resquebrajarse  el fino hilo de la espera
Y bajo congoja ofrenda  su cuerpo  al mar de la tarde Los
patos salvajes de Atenea la rescatan del intento Mientras
ella deja caer sus lágrimas sobre la tierra parda
La diosa de la sabiduría le señala
que los dioses tejen destinos
y los hombres la intriga
En cada puntada del sudario se tejerá el ardid
en el que caerán los pretendientes oportunistas
el tiempo se marcará en cada puntada
y la noche guardará el secreto del escape.

LEITMOTIV

Nada  es nuestro. A  menudo
la  voz de las armas
asalta  el cuerpo que sueña.
Luego. . . Nadie sabe.

LEJANÍA

El canto  del  sinsonte quedó
estrangulado
en la garganta  de la lejanía ;
en el pueblo de casas derruidas,
un grito de angustia
sembró de vientos el horizonte
y en los fríos labios de la quietud
empezó a morir la esperanza.

BARAJAS

Nacidas de la cólera
las heridas manchadas de rojo
precipitaron un canto triste de gallos;
en el país de la confusión
sólo las barajas tendidas
sobre el  plano de la memoria
registraban la palabra libertad.

GRITO

Un último grito
como un  inmenso garfio
quiso aferrarse  a la vida.

Después las campanas  en lo alto
 lloraban  nuevamente por la  patria.

ANGUSTIA

En esta angustia
que nos hace sentir solos
y esta esperanza
que crece entre el miedo
encerrados como aves de bello trinar
aguardamos...
Desde  cualquier  sombra
desde cualquier  rincón
desde cualquier  parte
el tiempo es nuestro aliado
no importa que multipliquen
el sonido de sus botas
y el tableteo  de sus metrallas
son cada  vez más incesantes.
Aquí estaremos siempre
armados  con nuestra  verdad.

SALTO VITAL

Ya no importa el odio;
del fluir  del gozo
un pájaro  comienza a aletear
sobre la selva indomable de la cante
 un extraño conjuro del sueño
invoca mariposas del asombro
a su constante danza a la  llama.
Remar  hacia el amor
es sembrar claridad sobre las tinieblas
es un salto  vital de luz
para descubrir el color a la rosa.
Tenaz intento  de presentir  la lluvia
es gesto que enuncia en la piel
los pasos que se anhelan.

LUCIDEZ

Bajo el signo del silencio
o la lucidez que provoca el dolor,
la  guerra:
rutina de la existencia absurda
marca  para siempre
la necesidad de la palabra.


NOCHE

Extraño cuerpo  comunicante.
Silencioso rio de savia
que recorre venas vegetales
para  desembocar en ondulaciones verdes.
Perturbador lenguaje de la  rosa
que gime y gira bajo la peregrina voz
de un viento que pregunta por su piel.
Lago oscuro donde  florecen estrellas
y aletean peces de misterio y de retorno.
Mágico  barrio del firmamento
habitado  por dioses marginados


ULISES  RAFAEL OSPINA ARZUAGA,  Agustín Codazzi,  1961.  Poeta  y Psicólogo Social. Miembro fundador del Café Literario Vargas Vila de San Diego y Organizador del Festival de la Poesía.

Sus trabajos literarios aparecen por vez primera en la Antología Nueve Poetas Cesarenses y Tres Canciones de Leandro. En 1990  publica su poemario Círculo de Fuego.

Con el poemario De Gallos (1994)  obtiene el primer puesto en el Concurso Departamental y aparece publicado en la Antología Poética  de Autores Cesarenses.

En el año 2000 se hace merecedor  de una beca otorgada por el Ministerio de cultura con un poemario infantil titulado Convidados del Ensueño. Parte de su obra poética ha sido difundida en los periódicos El Diario Vallenato, El Universal de Cartagena, El Informador de Santa Marta y su nombre aparece recogido en los textos “Quién es Quién en la Poesía Colombiana”, que editó el Ministerio de Cultura.

Parte de su obra narrativa aparece publicada en el libro Serenata  y otros Cuentos  (2004) Publicó  recientemente el libro de poesía Reinos Circulares. Siguiendo. el rumbo que sólo inspiran los ríos de la palabra que se guarda tras la memoria, escribe el cuento Vendrá la Muerte y Tendrá Tus Ojos con el que se hace merecedor del IV Concurso Departamental «En el Cesar Todos Estamos en el Cuento» que convoca anualmente La Corporación Biblioteca Rafael Carrillo Luquez y la Gobernación del Cesar.

En el año 2009, sus poemas aparecen publicados en Huella Poética y Vuelo de Palabras, antologías, editadas por la Facultad de Educación, Departamento de Lenguas Modernas de la Universidad Popular del Cesar. Ocupó el Segundo lugar en el Concurso Departamental de Poesía
2009, con los poemas Las Alas del Escape, que aquí se publican.






2 comentarios:

Anónimo dijo...

Odiseo es uno de los poeta mas grande de san diego

Anónimo dijo...

Odiseo es uno de los grandes en la poesia del Cesar.