Seguidores

martes, 23 de noviembre de 2010

William De Ávila Rodríguez

Tríptico del temor
[Del poemario Con el corazón en la penumbra]

La noche cae

La noche cae
con sus sombras y fantasmas
con sus ráfagas de miedo
oprimiendo el corazón.

Sólo espero
que nadie toque
mi cuerpo desolado,
ni el mal aceche las horas de mi sueño.

Sólo espero
que la noche de mi miedo
se pierda, por fin,
en el calendario de los siglos.

Mares

Tenebrosos mares
confluyen en mi alma
el sino incomprensible
se asoma ante mis ojos.
Miedo y terror
recorren la espina dorsal de mi existencia.
Una angustia visceral
me rompe la cabeza.
Irme sin deseos
me atemoriza y duele.
Pero sé, que sólo
la orden divina,
romperá las cintas
tejidas de mi vida.

Plegaria

Entrégame tus oraciones
y tus rezos,
para que se aparten
las zarzas y los dardos.

Acompáñame también
en mi plegaria,
para que siga observando
los cielos y las lluvias.

Espérame, que iré algún día,
para implorar los dos
por mi existencia.
mi existencia
perpetuándose en la tierra.

William De Ávila Rodríguez, periodista y escritor colombiano nacido en Valledupar, Cesar, en el año 1963.
Autor de textos poéticos, relatos literarios y de una novela inédita 'La secta del fin del mundo'.
Algunos de sus textos poéticos figuran en la 'Antología poética del Cesar', editada por el Instituto de Cultura Departamental, su poemario 'Con el corazón en la penumbra', permanece sin publicar y con algunos de esos poemas obtuvo una distinción departamental que no fue admitida.
Como periodista ha estado vinculado a medios escritos desde el año 1978 y también en Radio desde el año 1989.
Ha sido distinguido en dos ocasiones con el Premio Departamental de Periodismo Sirena Vallenata, que otorga la organización Círculo de Periodistas de Valledupar, CPV; además de una mención honorífica en el Concurso Internacional de Periodismo Ambiental 2005, que organiza Biodiversity Reporting.

jueves, 18 de noviembre de 2010

José Luís Garcés González

CONSEJOS DE UN VIEJO POETA

"...y caminas sobre ascuas dormidas bajo engañosas cenizas".
HORACIO
Oda primera
No te ha sido conferido
ningún derecho especial.
No te las des de dramático.
Ni de excéntrico.
Ni de único. No poses.
Ni de animal peculiar
en el sufrimiento o el amor.
Ni te inventes
eufemismos
para que tu prójimo
te observe con la boca abierta.

No finjas.
Si acaso eres poeta
lo debes al instante,
al chisporroteo de la luz
que iluminó
misteriosamente
a la palabra.
La poesía es lo eterno.
El poema es el momento.
Aprovéchalo con humildad.

UN ABRIGO PARA DON ANTONIO MACHADO
Considerad, muchachos,
este gabán de fraile mendicante:
soy profesor en un liceo obscuro
NICANOR PARRA

Cuenta Eulalio Ferrer, abofeteado por el tiempo,
que en 1939,
rumbo al exilio,
en Collioure, frontera con Francia,
encontró a don Antonio Machado
sentado silencioso en una banca
con su anciana y enferma madre
acostada sobre la tela triste de sus rodillas.

El poeta, cerrado de barbas,
con sombrero y bastón,
temblaba de frío en ese atardecer de enero.
Al responder una pregunta
dijo que estaba esperando
a su hermano Pepe
y descansando después de una forzada y larga marcha
para escapar de los franquistas.
Eulalio Ferrer debía continuar
su camino de español transterrado.
Entonces, optó por quitarse el abrigo
y colocárselo a don Antonio.
Luego, le dijo adiós: la mano metida en las primeras
 sombras.
El maestro lo miró y le agradeció
con un gesto de sus ojos tristes.

El joven capitán de milicias
se llevó en el alma
lo que dejó sobre los hombros del poeta.

El abrigo, a don Antonio, le demoró dos meses;
después see lo trasteó la muerte.

As´lo contó Ferrer
En una noche de diciembre de 1.999.
Despues de sesenta años, me pregunto:
¿en qué hombros estará el abrigo?,
¿cuántos aguaceros habrá resistido?

ORACIÓN DEL FARSANTE

Maldigo a los que piden libros prestados
y nunca los devuelven;
a los simuladores que dejan que el tiempo
pase y aparezca el olvido;
a los que ponen fecha tras fecha
porque aún les falta el último capítulo;
maldigo también a los que los devuelven
rayadas sus hojas y arrancadas varias
de sus páginas.
Que una inmensa bola de papel
se les atranque en la garganta;
que las cubiertas y las solapas
les aplanchen los testículos
y los conviertan en una lámina mentirosa.
Señor, escucha mi pedido,
pues te implora alguien
que se ha leído todos los libros y
nunca ha comprado ninguno.

LA LUNA EN EL AGUA

La grandeza no está en la luna
que se sumerge en el agua,
sino en el agua
que,
sin tocarla,
la moja.

LA MARIPOSA

La mariposa
es la flor
que adquiere alas...
cuando
el jardín reposa.

ELOGIO DEL DOMINGO

Yo te elogio domingo
porque las calles
vuelven a ser las avenidas
del aire
y los árboles bailan
en un silencio tan denso
que dan ganas
de darles un beso.

Yo te elogio domingo
porque las calles
vuelven a ser los pies
de los viejos zapatos
que han vencido
la dureza del asfalto
y el sudor de las distancias.

Yo te elogio domingo
porque permites que las muchachas
muestren los muslos
y sus oscuridades apretadas
dejen sospechar sus cuerpos
recostados a las piedras
o sostenidos por las barandas podridas
de los puentes
mientras la brisa
les revuelca los jóvenes cabellos.

Yo te elogio domingo,
porque el sol llega
sin intermediarios
a las copas de los higos y las guaduas,
y el río se convierte
en luz que camina,
en tibieza fácil
que se ríe con la barranca.

Yo te elogio domingo
porque me devuelves la dulce mentira
de que la ciudad es mía
y me evitas pasear por la ferocidad
detestable de los días habituales.

LO ESENCIAL

A la bala
lo que le interesa
es matar al hombre
que va por dentro.

Del otro,
de ese
se encarga el tiempo.

AJUSTE DE CUENTAS

Mi padre vive en mi cuerpo.
También mi madre.
También mi abuelo y mi abuela.
Y así, hacia atrás,
lodos viven en mí.
Yo, el que intenta este prontuario,
en esencia,
aún no vivo en nadie.
Pues he decidido
Que conmigo finalicen
Los eslabones de esa deuda

LA IGNICIÓN DE LA MEMORIA

El jardín que este atardecer
está llorado de sombras,
me trae la sangre de la rosa
y el canto de un pájaro
que hace rato confundí en la infancia.

Aquí, mientras el sol
le dice adiós a los maizales
y las últimas mariposas
pintan de colores vagabundos
el aire que ya se tropieza con el sueño,
retorno a los antiguos dictámenes
de la memoria.

Vuelvo a lo que fue.
Vuelvo a lo que nunca ha sido.
Vuelvo a lo que nunca será.
Y decido comulgar con el silencio
que todo lo hace grande y doloroso.

LA NOCHE DEL RÍO

El río por la noche duerme.
Cierra las pestañas de los peces,
se cubre con la manta oscura del cielo
y se va al mundo de los sueños.

Allí se encuentra con iguanas
y ahogados. Con raíces tristes
y troncos resbalosos. Con las barrancas
que cayeron destrozadas. Y con dos o tres
estrellas enterradas en el cieno.

Cuando se despierta de esa pesadilla
leve
vuelve el conjuro del agua,
se estira y bosteza
como si regresara de una vieja borrachera.
Reglamenta sus discusiones con los árboles
Y emprende la marcha.

Al fondo, una boca con dientes de sal
Mortifica los altares de su lengua.

MUERTE PLURAL

Ya no es un solo muertito
que cabía en un dolor individual
y para el cual bastaba un solo pañuelo;
ni dos,
que convocaban el comentario contrito de la cuadra;
ni tres,
que hacían hervir la lengua en la provincia.

Ahora, en este país,
la muerte es plural,
macabra flor de locos pétalos.
Ahora, asesino que se respete
debe responder, al menos,
por doscientos cincuenta muertos
sin derecho a ninguna nostalgia.

Y la gente sigue llorando
y callando.
Ahora, las lágrimas se limpian con los dedos
pues ya se agotaron los pañuelos.

Tomado del libro SOMBRA EN LOS ALJIBES


José Luís Garcés González. Escritor, ensayista e investigador, oriundo de Montería. Miembro fundador del Grupo El Túnel, y su actual director. Ejerce como profesor del Departamento de Español y Literatura de la Universidad de Córdoba, Colombia.

Ha escrito y publicado cuentos, poe¬mas, crónicas, argumentos y guiones de televisión, Investigaciones litera¬rias y estudios monográficos. Ha ga¬nado diversos concursos a nivel nacional, tanto de novela como de cuento. Obtuvo, en cuento, dos veces, el premio Testimonio, de Pasto; el de novela Ciudad de Perelra, en 1984; el segundo premio do novela en Plaza y Janés, en 1985. En 1983 ganó el pri¬mer puesto en "al Mejor envío extranjero", en el Concurso Javlera Carrera, en Valparaiso, Chile. Cuentos suyos han sido traducidos al eslovaco: (Antología del cuento colombiano, tra¬ducción de Slovenka Literérna Agentúra, de Bratislava, 1987); francés: (Anthologie de la nouvelle latinoaméricaine, 1991); alemán: (Erzä-hlungen aus Spanisch Amerika: Kolumbien, 1997); inglés: (The Book of Brevlty, 2000). Poemas de su libro Cuerpos otra vez fueron traducidos al portugués por Fernando Mendos Vianna, 1999. Sus. ensayos sobre pintura, titulados Intentar el fondo, fue¬ron traducidos .al Italiano por el profesor y filólogo Alessandro Baldi, 1999,
A finales de febrero de 2007 obtuvo el II Premio Nacional de libro de cuento de la Universidad Industrial de San-tander con el volumen Aguacero con¬tra los árboles, editado ese mismo año.

En marzo de 2007 fue incluido en la Antología Vino para contarnos, publi¬cada por Editorial Planeta, en Buenos Aires, Argentina y distribuida en América Latina y España.

Escogido por el Observatorio del Caribe Colombiano como el escritor a leer y a estudiar durante el periodo 2008-2009.
Algunos de sus libros publicados son:
1. Oscuras cronologías (cuentos, 1980).
2. Los extraños traen mala suerte (novela, 1982).
3. Entre la soledad y los cuchillos (no¬vela, 1985).
4. Balada del amor final (cuentos, 1986).
5. Carmen ya iniciada (novela, 1988).
6. Corazón plural (poemas, 1989).
7. Fernández y las ferocidades del vino (cuentos, 1991).
8. Cuerpos otra vez (textos poéti¬cos, 1993).
9. El abuelo Bijao y otros cuentos de lao (cuentos Infantiles, 1996, 2007).
10. Crónicas para Intentar una historia (crónicas, 1998).
11. Isaac (novela, 2000, 2008).
12. El abuelo Bijao ha regresao (cuen¬tos Infantiles 2002, 2004).
13. Literatura en el Slnú (Investiga¬ción, dos tomos, 2000).
14. Manuel Zapata Olivella, caminante de la literatura y de Li historia (in¬vestigación, 2002).
15. Cultura y Slnuanologla (Investiga¬ción, 2002),
16. La vida (cuentos cortos, estam¬pas, viñetas, 2001).
17. Ese viejo vino oscuro (novela, 2005).
18. Literatura en el Caribe colombia¬no. Señales de un proceso (Inves¬tigación, 2007).

domingo, 14 de noviembre de 2010

Félix Molina-Flórez

SUMMA DE LOS INVIDENTES

INVIDENTE I

EL sol hace gárgaras en mis ojos
mientras examino el Génesis de tanta noche

El canto de este pájaro es oscuro
también lo es el silencio y tus besos

Para qué sepulcros si no hay muertos
para qué ojos si no hay luz
El Paraíso se aparta
de mi desnudez.

INVIDENTE II

¡AY Dios!
Hoy alzo esta mirada aciaga como si fuera una bandera encendida
que ha perdido su patria

Hoy estos ojos pretéritos buscan un recuerdo bondadoso
en qué posar
Una luz
un paraíso sin árboles
una oscuridad estéril

Un amor sin brazos
que sostenga bien mi alma.

INVIDENTE IV

EN alto relieve el tiempo me muestra su sonrisa
No usa bastón
ni lentes
pero camina minucioso por los callejones

Cruza semáforos y pide limosnas a los transeúntes
Ellos, ciegos, atraviesan la vida.

INVIDENTE VI
—A Jorge Luís Borges—
TUVO que escoger entre descifrar el tiempo
o morir con los ojos sin alma

Pronto entendería que sus ojos eran piezas de algún ajedrez
abandonadas por Dios en una caneca de basura

Sabría sin mayores metáforas que la soledad
extiende las fronteras cada amanecer

Finalmente aprendió que el ocaso sepia de su última tarde
se esfumaría con el pasar de las horas
con un despabilar eterno.

INVIDENTE VII

LA muerte susurra amorosa lo trágico de cada segundo. Trata, insistentemente, que sus pasos sean una sinfonía perfecta dirigida por el bastón. Mira a la nada mientras sostiene en una de sus manos un billete de lotería. Sabe bien que la vida es una rifa donde el premio mayor será la incertidumbre y el premio de consolación la muerte.

A veces quiere y otras no
ser el ganador de ese premio.

INVIDENTE IX
—Para Leandro Díaz—
NO me hables de colores o banderas
Ni compares su cuerpo con la aurora
No digas que mi hijo es la copia exacta del abuelo
o que el río tiene su sangre revuelta

Háblame de noches y estrellas muertas
O del llanto eximio de un perro que pronto ha de morir

Hablemos de la recámara oscura
donde duermen mis canciones.

INVIDENTE X
“Aquella noche, el ciego soñó que
estaba ciego”
José Saramago
Juan 9:6

IMAGINAS
que en la recámara están tus ojos. Sueñas

1
Te ves feliz
Despiertas al lado del camino
con los ojos llenos de saliva y lodo

2
Te alistas a abrirlos
Limpias tus párpados con la esperanza erguida

3
Los abres
La misma noche te da la bienvenida.

INVIDENTE XII
(Un probable Antígona)
ARRULLAS tus ojos como queriendo que duerman en tus manos
Ellos te miran
sin que un evidente rencor lacere tus párpados

En el teatro que es la vida
arderá el recuerdo oscuro de una luz que se pudre.

INVIDENTE XIII
—Al Poeta Luís Mizar Maestre—
DE aquellos pasos de rinoceronte en celo
Solo quedan los rastros disueltos de una hormiga cabizbaja

De aquella espléndida risa como el beso del sol
Sólo queda una luna derretida que semeja la vela que acaba de morir

La poesía entregó tus ojos a cambio de un motín doloroso:
cada amanecer es más oscuro
y la noche se posa como una nube misericordiosa sobre tus párpados
para cubrirte de este sol inmortal
que para ti agoniza.

Félix Molina-Flórez. (Valledupar 1986) Estudios en Licenciatura el Lengua Castellana e Inglés en la Universidad Popular del Cesar. Miembro del Taller de Creación Literaria José Manuel Arango adscrito a RENATA. Algunos poemas y cuentos suyos han aparecido en publicaciones locales. Los poemas aquí publicados hacen parte del poemario El libro de los equívocos. Actualmente se desempeña como Bibliotecario.

jueves, 11 de noviembre de 2010

RICARDO VERGARA CHÁVEZ

Signos
A Mirlena Martínez
El artificio que miras no es la vida
ni la palabra que nombra lo perpetuo
otra fuente de donde vienen los colores
el amor y la muerte
la piedra que ha viajado con el polvo
nos recuerda el barro que hemos sido
                                    /sin nombrarnos
en otra parte está la luz
                                     alguien lo sabe
                                                       y la toca desde el aire.

Poema de las preguntas
¿Somos eso que teje el tiempo
u otro tiempo?

¿El instante de la luz, su transparencia,
o la travesía de un dios asediado
y vencido por su peso?
¿O continencia donde conviven
                   /la razón y el sueño?

¿Por qué fue nuestra la voz
y nunca el vuelo
habiendo añorado ser altura?

Existo entre preguntas
sin saber de aquel misterio.

Un niño baja por el tiempo
A Justiniano Arrázola
Un niño baja por el tiempo,
toca la piel que fuimos,
sombra ahora en la tarde
o luz quemándose.

Mientras los de ayer
acampamos en una estación lejana,
el niño toca adentro;
juega con el barro oscurecido
en el fondo de todos los enigmas.

Nosotros somos naturaleza que maltrata
somos, su continuidad
y silencio.

El fuego sueña sus cenizas
El fuego sueña sus cenizas
y arde por verse en ellas disipado.

Igual la vida apura a la muerte
en círculos de culminaciones e inicios
Nombramos lo que ayer fuera
sin sospechar que persiste en nosotros renovado.

¿Será así hasta lo eterno
el culminar y el principio,
o ya hemos culminado
y nos afecta sólo el reflejo de haber sido?

La constante incertidumbre
Nos convoca una materia antigua abisal y eterna,
lo desconocido,
ramificados caminos, y una barca siempre a
                                           /punto de zarpar.
Ayer apenas
estuvimos festejando la luz derramada sobre
                                                    /el mundo
y ya queremos partir
sin haber visto la tarde
ni a los corceles del sueño paciendo en la llanura.
Algo nos empuja hacia lo innombrable,
hacia la constante incertidumbre.

Hay una ciudad en mí
Hay una ciudad en mí
llenándome los ojos y el alma,
la siento como un crío, reclinada
en el pecho inmenso de la tierra.

Hay una ciudad
con un destino extraño
y un puerto buscando el mar
como soñando una barca.

Compadecen sus calles que se curvan
recordando en círculos el ritmo de otro tiempo.

En ocasiones la ciudad es un grito.
En otras apacible, como animal dormido,
deriva tierna para el que sueña
o busca un camino.

Tacto en ella mi piel
lamiendo una sal hundida
en seres que comulgan
o fulgen como conchas emergidas
de un mar profundo.

Soy la ciudad padeciendo
rostros que se miran
sin tocarse,
herrumbre de estos días
pedazo que parte.

Dios
Debe ser duro
cargar con tantas culpas
habiendo estado ausente.

Infancia
En la infancia
vivimos suspendidos en un aire ubicuo
como algo que no alcanza a ser
pero acontece.

Asistidos por enigmas
palpamos todo
bebemos todo
procurando una señal
o el resplandor que nos guíe
en la orfandad.

Entonces
nos rebasa el mundo de lo ignoto.

Después zarpamos
buscamos otras aguas
y en la ebriedad del mar que es la vida
nos hallamos con la muerte.

Desaparecidos
Los ojos que le vieron la última vez
raudos también desaparecieron.

Margen
Que de nosotros
quede el silencio
lo otro
-si no alcanza a ser un canto-
seria un estorbo para el mundo.


Ricardo Vergara Chávez  Nació en Las Piedras, municipio de Toluviejo, el 7 de febrero de 1954.Entre esta población y el coregimientoento de Albania en el departamento de Sucre, trascurren sus primeros años. En Albania estudia la prima ria. En Sincelejo, donde reside desde 1970, hizo estudios secundarios en el Instituto Nacional Simón Araújo y luego ingresó a cursar estudios superiores de Español y Literatura, los cuales no concluyó,

Formó parte del Círculo de Poetas y Escritores Noveles de Sucre y de la revista literaria Expresión Naciente. Miembro fundador del Centro Artístico de la Universidad de Sucre, y de la Unión de Escritores de Sucre. Ha hecho posible, junto con otros escritores, eventos como: Segundo Encuentro de Escritores de la Costa, 1983; Encuentro de Escritores de Sucre y Encuentro de Escritores del Caribe. Entre sus ejecuciones como gestor pueden citarse: primera edición del libro El ritual de los espejos (cuentos), de Oyden Madera J.; El portal de Alicia (poesía), de Roberto Estrada Navarro; y en esfuerzos compartidos con la Unión de Escritores de Sucre, la segunda edición de Señales y garabatos del habitante (ensayos y poesía), de Héctor Rojas Herazo; primera edición de La casa entre los árboles (poesía), de José Ramón Merca do Romero; y la Antología del cuento sucreño, de Ignacio Verbel Vergara; además de su contribución con el proyecto de Voz y voces de la poesía sucreña, auspiciado por el Fondo Mixto de Promoción de la Cultura y las Artes de Sucre.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

PEDRO OLIVELLA SOLANO

LLUVIA DE INFANCIA

La lluvia sobre los techos de zinc es una música de mi infancia
En el vientre nocturno de la hamaca se mecían mis nueve años
- “Están lavando el mundo”, murmuraba mi madre

La santidad del agua es un recuerdo antiguo
Yo imaginaba ángeles restregando montañas

El mundo limpio se acostaba conmigo.

CONFESION

Perdón pido a mi infancia
Porque tuve caucheras para matar los pájaros
Porque le declaré la guerra a las lagartijas
Porque Michín fue mi héroe favorito
Porque le tiré piedras al techo de zinc de un vecino malvado
Porque le pegaba patadas a los perros
Porque me orinaba en el hoyo de las hormigas
Porque culpé a mi hermano inocente para engañar la autoridad paterna
Porque hice trampa en los exámenes de la escuela
Porque me hice la paja a nombre de mi joven maestra
Porque intenté culiarme una gallina de la granja
Porque quería crecer y emborracharme
Porque tuve un trompo charrancho
Porque puse cuchillas en la cola de las cometas
Porque tenía pecueca en los zapatos y me gustaba olerla
Porque engañé a la señora de la tienda
Porque me comí un queso ajeno
Porque aprendí a llorar de mentira
Porque a los doce años ya tenía una pandilla
y un revólver de palo llamado Tío Conejo

OTROS RECUERDOS DE INFANCIA

El Río Cesar era el camino de agua por donde navegaba una Piragua
Escalona había hecho una Casa en el Aire

Los mangos maduraban por el beso de un pájaro
Las flores tenían labios que sabían a perfumes

Los caballos del cielo esparcían los relámpagos
Las nubes eran vacas que parecían espumas

Los cerros tenían nombres de mujeres desnudas
Los árboles lloraban la ausencia de la lluvia

Mi perro era un dragón clandestino y enano
La luna era de queso y vivía en la cocina

Recuerdo que la noche era una piel oscura
Un mar de cucarachas asustaba mi infancia

MAYO

Sonaban las campanas de mayo
Un rosario de pájaros volaban por el cielo
Hasta el oído de las casas dormidas

Todo lo despertaba el pregón infantil del campanero
El sol era un leve fuego cristalino que inauguraba el día

La Virgen se asomaba en las hamacas de los niños dormidos
Les traía pan de nubes a los ángeles que cuidan a esos niños


OTRA SERENATA

Cauce de trasnochados ebrios
las calles inestables convergen la ventana
La muerte es un olvido en el barrio que amamos
La música es un pájaro que atraviesa paredes
y construye su nido en tu sueño fragmentado

SIGLO XX

Recuerdo el Siglo XX desnudándose el sexo
El cine, las revistas, la Internet
Freud diciendo maldades

Pero en el desacuerdo de esos años
Me atrevo a proponer como símbolo sexual
A las muchachas de los Supermercados
(Creo que todos tenemos razones personales)

Generosas del rostro sonríen como un producto
Sus uniformes insinúan las mercancías
Su atención es una promesa a los íntimos deseos
Sus ademanes románticos al servicio del Capitalismo
Generan una simbiosis excitante en la sociedad de consumo

Descarto a las princesas atrevidas e infieles
A las santas y su amor anoréxico por los pobres del mundo
A las desgastadas prostitutas
A las actrices de papel y pantalla
A las peliteñidas de farándula

( Excluyo a las de look irreverente
porque a ellas pertenece el Siglo XXI
- si no ganan los Gay - )

La única competencia para mis candidatas
Serían las elegantes mujeres de negocios
Y las bien ubicadas en la nómina de la burocracia
Pero se eliminan por sus ambiciones
Y sus comportamientos masculinos con el poder

Insisto en las muchachas de los supermercados
Como símbolo sexual del Siglo XX.

ORACION EBRIA

Viento ebrio que vienes de la Sierra
Sácame del rincón triste de la abstinencia
El patio de la lucidez me atormenta
Bajo estos árboles que esconden la lluvia

Viento ebrio que vienes de la Sierra
Condúceme a la vereda borrosa
Llévame a los lupanares donde nació mi vida
Para resucitar de esta muerte sobria

Viento ebrio que vienes de la Sierra
Déjame ver al ciego que toca el acordeón
Para preguntarle dónde está la canción verde

Viento ebrio que vienes de la Sierra
Escucha mi temerosa oración
Déjame caer en todas las tentaciones

VIUDA

El hijo huérfano de tu vientre podría ser hijo mío
Padre sobreviviente a otros que también te amaron
Los perdidos en sus fosas comunes sin memoria

Tan sensual entre lágrimas tu preñez viuda
La huella redonda del muerto no perturba mi lujuria

Tu cuerpo vivo y fértil no reclama fantasmas
Ya no importan los celos de esas tumbas furiosas
Sobrevive un recuerdo delgado y seductor
Otras noches que vuelven a entregarme tu cuerpo

POETICA 1.

¡Oh! La mala poesía de amor, sólo será remplazada
por otra mala poesía
Como se remplazan los amantes por otros amantes
Y se acumulan en el recuerdo como rosas o cicatrices

POETICA 2.

Los malos poetas se salvarán siendo buenos amantes
A los buenos amantes se les perdonará la mala poesía.


NACIMIENTO DEL ACORDEON

Corría el viento disuelto y libre
Su paso era silencioso como una sombra líquida

La mano que construía el mundo dijo:
Hay que atrapar a ese pájaro

La voz que la acompañaba respondió:
No hay jaula para el ave del viento

Entonces se hizo el Acordeón.

LA AMISTAD DE DIOS

Adán toca un aire de pájaro con su acordeón

Dios está ebrio
y lo llama compadre


CANTO A MI MISMO

“Me celebro y me canto a mí mismo”
Walt Whitman
Mi oficio es el arte de la poesía
Con mi acordeón al pecho les rompo en mil estrellas el corazón a las muchachas
Yo no vine a traer la metáfora chueca de los rebuscadores
Ni traigo el paño de lágrimas de las verónicas

Mi vocación es la alegría
Estoy contaminado por la risa genuina de los amaneceres del Valle
Tengo asiento en la calle por donde nunca pasan trenes entristecidos
Al árbol del buen fruto lo aboné con mis manos

Le cerré los bolsillos a los malos amores y no uso las monedas de la melancolía
Soy el mejor poeta porque canto sabroso, mientras los otros lloran su fingida amargura.


PEDRO OLIVELLA SOLANO, San Diego, 1967. Escritor y abogado. Miembro fundador del Café Literario Vargas Vila y actualmente integrante del Taller de Escritura Creativa RENATA - Valledupar
Sus primeros poemas en 1984 aparecieron publicados en El Diario Vallenato y en la antología Nueve Poetas Cesarenses y Tres Canciones de Leandro (1988). Publicó “5 Poetas Vallenatos del Siglo XX” (2005). Ganador del Premio Departamental de Poesía del Cesar en el año 2007 con la obra “Recordatorio del Amor y Otros Incendios.” También ocupó el Primer Puesto en el Concurso Departamental de Poesía 2009, con los poemas Valle del Acordeón y otras Estancias.

martes, 9 de noviembre de 2010

LA PALABRA O.K Y LOS POETAS QUE LA HAN USADO

Por: JUAN CARLOS GARCÍA

Es la palabra más corta, más usada y más globalizada del mundo, presente en más de 600 idiomas y cantidad de dialectos. La narrativa la usa como un ciudadano universal de todos los tinteros e inspiraciones. La poesía la usa menos, pero aparece, al menos en la siguiente cita del recientemente fenecido poeta Alí Chumacero, figura de altos vuelos en la poesía mexicana del pasado siglo XX, cuando apuntó: “Deben los odios olvidar y los amores insistir, deben los demonios parar y los ángeles esmerarse más, Ok?”

Hay 8 versiones sobre el origen del monosílabo Ok:

Primera versión: durante la guerra civil de los EU los soldados eran responsables de hacer un informe al regreso de una batalla y cuando no había bajas, escribían sobre una pizarra 0 Killed o cero muertos, de modo que con el tiempo el cero fue leído como una O, que junto a la K de killed, darían origen al término.

Segunda versión: la tribu de los Choctaw dicen haberla inventado, ya que antiguamente usaban la expresión OKY, que se traduciría como “Todo bien”. Con el tiempo, de allí se derivaría la popular expresión: Oky-doky. Y dicho sea de paso, el poeta Ezra Pound diría una vez: “Ok, palabra, más que mi abundante resuello y mis escasos besos, eres lo más importante que jamás ha salido por mi boca”. No olvidemos que Ezra Weston Loomis Pound fue quien predicó fogosamente el rescate de la poesía antigua para ponerla al servicio de una concepción moderna, conceptual y al mismo tiempo fragmentaria, para lo cual la partícula Ok volvió a fulgurar en este pasaje: “Id, canciones mías, al solitario y al insatisfecho, id también al desquiciado, al esclavo de las convenciones llevadles mi desprecio hacia sus opresores. Id como una ola gigante de agua fría, que todo estará ok”.

Su obra monumental, los Cantos, o Cantares, le llevaron gran parte de su vida. El crítico Hugh Kenner dijo tras encontrarse con Pound: «He tomado de repente conciencia de que estaba en el centro del modernismo». Pound fue un ferviente seguidor de Benito Mussolini y fue criticado por su antisemitismo. Su compromiso con Mussolini le significó ser condenado en 1945.

Pero seguimos con el periplo del término Ok:

Tercera versión: Esta versión sobre su posible origen, es que dicho monosílabo se formaría de abreviar la expresión: Oll Korrect, escrita con faltas ortográficas para indicar que todo estaba correcto: All Correct.

Tomada de un correo enviado por el escritor sucreño Ignacio Verbel Vergara

sábado, 6 de noviembre de 2010

La Nueva Ortografía de la Lengua Española

Limpia, fija... y jubila letras y acentos
La nueva ortografía llama 'ye' a la 'i griega', suprime la tilde en 'solo' y escribe 'cuórum'

Por:JAVIER RODRÍGUEZ MARCOS - Madrid - 06/11/2010

Que la ortografía es un ente mutante lo ilustra bien el hecho de que, en 1741, la primera edición lanzada por la Real Academia Española apenas 30 años después de su fundación se titulaba Orthographía. Por otro lado, que la disciplina que rige la correcta escritura es un asunto sensible para mucha gente lo demuestra la polémica que se desató cuando en 1815 se eliminó la "h" de la palabra "Christo". Por eso, Salvador Gutiérrez Ordóñez, coordinador de la nueva Ortografía académica que publicará Espasa antes de Navidad, evita usar incluso la palabra reforma. No digamos ya revolución.

Pero más que la susceptibilidad de hablantes que se han acostumbrado a guión o quorum como otros se habían acostumbrado antes a obscuridad o Christo, lo decisivo es que, mucho más que el diccionario o la gramática, la ortografía constituye la mayor garantía de unidad del idioma: "En la inmensa extensión del mundo hispanohablante, el español presenta variedades fónicas y léxicas. Sin embargo, comparte unas mismas normas ortográficas. Por eso podemos leer a Rulfo y a Delibes como si tuvieran una misma voz". Puede que la palabra manejar no signifique lo mismo en España y en América, pero en las dos orillas se escribe exactamente igual.

Según su responsable, la nueva obra trata de ser razonada y exhaustiva -tendrá 800 páginas, casi cuatro veces más que la última, de 1999-, pero también simple y legible. Y sobre todo "coherente" con los usos de los hablantes y las reglas gramaticales. De ahí la pertinencia, dice, del consenso panhispánico perseguido por la comisión que ha representado a las 22 Academias de la Lengua Española de todo el mundo. El miércoles pasado, esa comisión, reunida en San Millán de la Cogolla (La Rioja), echó el cierre a la nueva Ortografía de la lengua española. A falta de su ratificación definitiva el próximo día 28 en la Feria del Libro de Guadalajara (México), Gutiérrez Ordóñez, sentado en la biblioteca donada a la RAE por Dámaso Alonso, repasa una obra que en unos casos "legisla" y en otros solo "orienta", pero que, pese a la sorpresa que puedan provocar algunas de sus "innovaciones", tiene cuatro pilares: "El uso, las autoridades (es decir, la literatura), la evolución de la lengua y la coherencia gramatical". Nada que ver con la incendiaria propuesta de García Márquez de jubilar la ortografía, "terror del ser humano desde la cuna". La ge y la jota siguen ahí; las haches rupestres, también. Algunas cosas, sin embargo, cambian.

- La i griega se llamará ye. Cosas del panhispanismo: América pierde la be alta y España, la i griega. Hasta ahora, algunas letras del alfabeto recibían varios nombres: be, be alta o be larga para la b; uve, be baja o be corta, para la v; uve doble, ve doble o doble ve para la w; i griega o ye para la letra y. La nueva Ortografía propone un solo nombre -"sin apellidos"- para cada letra: be para b; uve para v; doble uve para w; ye para y (en lugar de i griega). Según el coordinador del nuevo texto, el uso mayoritario en español de la i griega es consonántico (rayo), de ahí su nuevo nombre, frecuente en muchos países de América: "También decimos yeísmo". Por supuesto, la desaparición de la i griega afecta también a la i latina, que pasa a denominarse simplemente i.

- Ch y ll ya no son letras. Desde el siglo XIX, las combinaciones de letras ch y ll eran consideradas letras, pero ya en la Ortografía de 1999 pasaron a considerarse dígrafos, es decir, "signos ortográficos de dos letras". Sin embargo, tanto ch como ll permanecieron en la tabla del alfabeto. La nueva edición los suprime "formalmente". Así, las letras del abecedario pasan a ser 27.

- Solo en casa, ambiguo pero sin tilde. Hasta ahora, el acento gráfico indicaba la diferencia de uso de formas como este y solo. Pero ya desde 1959 las normas ortográficas limitaban la "obligatoriedad del acento gráfico" a las situaciones de posible am bigüedad (Dijo que ésta mañana vendrá / Dijo que esta mañana vendrá; Pasaré sólo este verano / Pasaré solo este verano). Dado que "esos casos son muy poco frecuentes y se resuelven fácilmente por el contexto", la nueva Ortografía indica que "se puede no tildar el adverbio solo y los pronombres demostrativos". Eso sí, no se "condena" su uso si alguien utiliza la tilde. La RAE, no obstante, lleva ya décadas predicando con el ejemplo y, desde 1960, en sus publicaciones no pone tilde en ninguno de esos casos. Desde hace algunas semanas, este periódico tampoco.

- Un guion puede tener un goya, pero no una tilde. De los 450 millones de hablantes del español, unos pronuncian como diptongo lo que para otros funciona como hiato, por eso la RAE permitía la escritura con tilde a "aquellas personas que percibieran la existencia de hiato". Se podía, por tanto, escribir guion-guión, hui-huí, riais-riáis, Sion-Sión, truhan-truhán, fie-fié... La nueva Ortografía considera que estas palabras son "monosílabas a efectos ortográficos" y que, se pronuncien como se pronuncien, deben escribirse siempre sin tilde.

- 4 o 5 y no 4 ó 5. Las viejas ortografías se preparaban pensando en que todo el mundo escribía a mano. La nueva, entre tanto, no ha perdido de vista los ordenadores. Hasta ahora, la conjunción "o" se escribía con tilde cuando aparecía entre cifras (4 ó 5 millones). Sin embargo, los teclados de las computadoras han eliminado el peligro de confundir la letra o con la cifra cero. Y donde no hay peligro no hay señal de peligro.

- Gran premio de Catar. Aunque no siempre lo fue, como recuerda el coordinador de la nueva ortografía, la letra k ya es plenamente española, de ahí que se elimine la q como letra que representa por sí sola el fonema /k/: "En nuestro sistema de escritura, la letra q solo representa al fonema /k/ en la combinación qu ante e o i (queso, quiso). Por ello, la escritura con q de algunas palabras (Iraq, Qatar, quórum) representa una incongruencia con las reglas". De ahí que pase a escribirse ahora: Irak, Catar y cuórum. ¿Y si alguien prefiere la grafía anterior? Deberá hacerlo como si se tratase de "extranjerismos crudos": quorum, en cursiva y sin tilde. Los nombres propios, sin embargo, quedan excluidos. Llegará, pues, el día en que leer Qatar sea como leer London.

- La ex del golfo de México. Dadas las continuas dudas que provoca la colocación de las mayúsculas, la nueva Ortografía ha optado por un criterio claro: "Se eliminan de los términos genéricos que se anteponen a los nombres propios (golfo de México, calle Felipe IV)". Además, la partícula ex se homologa al resto de prefijos, es decir, "se escribirán unidos a la base cuando sea una palabra simple (exmarido, antisocial, proamericano)" y separados cuando "afectan a bases léxicas compuestas (ex capitán general, pro derechos humanos)".

Tomado de: http://www.elpais.com/articulo/cultura/Limpia/fija/jubila/letras/acentos/elpepucul/20101106elpepicul_1/Tes

jueves, 4 de noviembre de 2010

IGNACIO VERBEL VERGARA


ANTE EL MAR
Plantado ante el mar
Soy como espuma
en lo íntimo del tiempo

Anochece
Con febriles manotazos
sacudo la modorra
y canto

Plantado ante el mar
asisto
al milagro de encontrarme

OFELIA
(A Hamlet)

Se ahogó sin darse cuenta

Con miel le lavaron los labios
y con aceite el cabello

Los brazos le restregaron
con amapolas y líquenes

Un joven casto la besó en los labios
mas no despertó

La vistieron con gasas y pétalos de gladiolos

Cubierta
Era tan bella como desnuda

GÉNESIS

Del sudor y del dolor
venimos

Nos convertimos en adoradores
del fuego y de la espiga

Somos diablos o ángeles

Crecen nuestros sentidos

Y entramos al paraíso
sólo si nuestra luz
anida en otros cuerpos


SIN TI

Sin ti
No me reconocería
Me perdería del mundo
Me sentiría más lejos del cielo
Más cerca del infierno

Me fundiría en la nada

TIEMPO DE CHACALES
Entra a mi casa y bebe el vino
que guardo en ánfora antigua

Come el pan que asa para mí
una campesina del vecino poblado
y no te preocupes si caen migajas
mi perro sabrá aprovecharlas con presteza

Entra a mi casa
Aún tengo cigarros y un chinchorro
y es fresca el agua que canta en la tinaja

Entra
Nos queda poco tiempo
Ya se aproximan los chacales


VUELVE LA MAGIA

Vuelve la magia

Mis manos sudan
Vivas
Mi cerebro palpita

Soy un árbol
que se solaza con la brisa
Un árbol
que no sirve para que se ahorquen
pero sí para que canten

Soy un río
Un río para que te bañes
para que te hundas eternamente en mi
degustando todo el suave fragor
que puedo darte

Vuelve la magia
Tan solo con que me mires
Con que te enredes en mis manos


FLUJO
(A Andrés Elías Flórez Brum)

No muevas la rueda
Deja que el agua fluya
Libremente
Sin presión
Sin martingalas
Para que bañe el alma
Y la lave
Y la tienda
Cuál bálsamo divino
Que remedia al muriente


TRISTEZA
Los masacrados son tristes
Tristes sus cuerpos desgonzados
Tristes sus rostros
Se les marchó la luz se les fue el brío

Quedaron
como árboles secos
Como árboles destazados con locura
Nunca más sabrán del pan ni de la lluvia
Ni del abrigo bello de un regazo
Tal vez algunas lágrimas
Por ellos brotarán
Algunas quejas grises

Los masacrados son tristes
Tristes sus fosas tristes

Dolidas van sus almas
por los senderos tristes

Solo cuando un grito
y un ardor justiciero
por ellos se levanten
la noche se habrá ido
y serán menos tristes

RUEGO
Cántame , madre
Arrúllame otra vez junto a tu seno

Háblame de tus años infantiles
De aquellas carreras tras las mariposas vaporosas
De tus dolores y tus luchas para poder acceder a nuevos días

Cuéntame de los encantos de Blancanieves
y de las ensoñaciones de Genoveva de Bravante

Alégrame otra vez con la canción de las garzas
y con el trino de los montes

Acúname entre tus brazos, madre
Acaricia mi cabeza y dime que no es cierta la muerte
Asegúrame que luego de esta noche habrá otra noche

Descríbeme los primeros dibujos que hiciste
preñados de gorriones, estrellas y azucenas

Explícame por qué la risa a veces se truncaba en tus labios
y por qué una mueca afligida se instalaba en tu boca

Cántame, madre
Cántame y sálvame
Ahora que mi vida se escurre lentamente

TAN SOLO EL CAMINANTE

Tan solo el caminante
que se interna en la noche
sabe del vaho de las estrellas
Del olor a miel que lleva el viento
Del jubileo de luces
Del llanto que sube del centro de la tierra
hacia la aurora

Ese caminante
que conjuga su vida
con el polvo y las piedras del camino

Ese que sabe de risas y gemidos

Que con Luzbel se topa y no le teme

Ese
que se enconcubina con las sombras

Ese
que sabe cabalgar entre luceros

INSINUACIONES

Busca el calor de la alborada
y disfruta del plumaje de los pájaros

Permite que la placidez te irrigue
y deja que tu corazón
baile feliz
en la alameda.

Ignacio Verbel Vergara, nació en Caracol (Tolúviejo), departamento de Sucre. Miembro fundador de los grupos literarios Atij´Uriva, Umbrales, Palangresueños y El Patio. Miembro fundador de la Unión de Escritores de Sucre.
Graduado en Filosofía y Letras, Postgrado en Literatura Colombiana. Ganador del Premio Nacional de Cuentos “Tiempos Nuevos”, finalista en el Concurso Nacional de Microcuento “Prensa Nueva”, de Ibagué, Finalista en el Concurso Nacional Comfamiliar del Atlántico.
Ha publicado los libros: Y aún el amor (poemario), Latido y Lumbre (poemario)y A pesar del paraíso (poemario). Mantiene inéditos: Balada de Juancho, El Delfín (novela), Apuntes anónimos (novela), Sangre que salta de gozo y dolor (cuentos), Los pequeños tesoros (viñetas) y Cuentos populares de mi tierra.