Seguidores

viernes, 29 de marzo de 2013

James Celano M.


A MI NIÑO
Ayer un susurro
me despertó
en la madrugada
su cándida sonrisa
llenó de calidez
la morada
miré el brillo
de sus ojos
ojos cargados
de fiel inocencia
elevé mi vista al cielo
bendiciendo
su divina existencia
sus pálidos pétalos labiales
ungieron con un balbuceo
el aposento
cuando expresaron papa
florecieron bendiciones
en el tiempo.

IMPUNIDAD
ESA NOCHE
Fue una noche de locura
un ritual imprevisto
sin ninguna cura   
esa danza partió
en dos la amargura
brotaron salvajes
corolas de lujuria
al tenerte y sentir
el tibio palpitar de tu vientre
quise desbocar en ellos
toda mi efusión
esa noche marqué
paso a paso
mi territorio virilmente
al hacerte mía
grabé en tu cuerpo
mis huellas eternamente.

AL DÍA SIGUIENTE
No sé, si fue tu mano
al acariciar mi frente
no sé, si era el rozar
de tus labios humeantes
mas no fue un tierno despertar
fue más bien violento
no te asustes
no te miento
si te digo
que en ese instante
dejamos a un lado
el sentimiento.

EL INSTANTE
Ese intervalo
fue sofocante
no hubo tiempo
de tentarte
mi mano tu pierna
rozó un instante
fecundas llamas
brotaron delirantes
presioné tu cuerpo con desafío
embriagándome
con el ímpetu despiadado de tu brío.
.
EL OCASO IMPUNE

La sombra de la noche
caía sobre nosotros
en un manto de impunidad
la fechoría
ya estaba hecha
tu corpúsculo
reposaba sobre mí
manifestando
en su lenguaje corporal
que moraba satisfecha
de su complicidad
en ese laberinto
de insidia
sabíamos
que no había salida
tampoco
la queríamos encontrar
y…. que más daba
si ya nuestra ignominia
había sido absorbida
por la insania.
ANGUSTIA


NUBES
Nubes de malos augurios
asfixiaban mis sueños
nubes de zozobras
rociaban mis recuerdos
nubes llenas de angustias
humedecían mis memorias
estrangulaban mis sueños
que vagaban sin dueños
nubes llenas de inquietudes
presagiaban la tormenta
penetraban inclemente
los orificios de mi ser
corrían por mi sangre
llenando de pesares mi existir
rompían mis venas
desangrándome
inevitablemente en su partir

mirada extraviada en un horizonte
recuerdos asfixiados
de lo que ya no será
sé que ya no volverás
y mi último aliento
el viento se lo llevará
y con el…..
su recuerdo
recuerdo maldito
de un amor no correspondido
memoria sin olvido
de un ser
en sus nubes de angustias….
perdido.

DEMENCIA
La sombría noche presagiaba
a través del susurro inclemente
la inesperada visita de la muerte
camuflada en la sevicia del demente
hundidos en el oscuro
manto de la niebla
voraces surgieron de la maleza
las voces aullantes de la muerte
ahogando con el brillo
resplandeciente del acero
cualquier asomo de sosiego

ríos rojos tiñeron los campos
otrora verdosos de esperanzas
suplieron el abono con la sangre
del linaje suplicante del moribundo
usurpaba el poderoso
los sueños de los sin dueños
arrebataba con crueldad
el anhelo de hombres
nacidos en libertad
a fuerza de terror
la bestia lograba arrebatar
las ilusiones del labriego
blandiendo en el aire el acero
sesgaba con frialdad
cualquier asomo de piedad.

NATALIA, MI CHIQUILLA
Mientras este invierno
me consume
en su indiferencia
tu creces primavera
alejada de mí
sin poder percibir
tus aires de inocencia
las huellas del invierno
dejan sus cicatrices
en mi apariencia
mientras tú, primavera
llevas en tus venas
la osadía
de la adolescencia
al ver tu rostro primavera
lleno de tanta armonía
siento en este invierno
la nostalgia
de verte crecer
sin mi presencia
Hasta cuando resistiré
tu ausencia
Textos tomados de :La Demencia de la Nostalgía. Este libro de poemas recoge unas cosechas, sembradas con semillas de una dicha perdida que el viento en su trastornado soplar las dispersó, haciendo parir frutos desquiciados y otros de esperanzas, alternando su orden de acuerdo al accionar de su perturbado soplo. Por eso, van a encontrar muchos sobresaltos entre el amor y la salacidad, entre el delirio y la añoranza, en fin poemas atrapados en la demencia de un nostálgico.

James Celano nació en Barranquilla, Colombia, en 1962 y se licenció en la Universidad de la Costa de abogado. Ejerció su profesión en el sector público y privado. Actualmente trabaja en la tesis de grado para obtener el título de Magíster en Historia de la Universidad Javeriana y en su próxima novela DESPERTANDO, que espera lanzar con esta editorial. Casado, dos hijos. Reside en Roswell, GA USA. --This text refers to the Paperback edition

sábado, 23 de marzo de 2013

Patricia Iriarte Díaz Granados


Patricia Iriarte
FIESTA DE CAMPANAS
Encuentro en tu voz
una fiesta de campanas
y un rumor de hojas
bajo mis pies desnudos
Y es en tu voz donde me busco
y es con tu voz que me rescatas
y es a tu voz
a quien mi voz pregunta
si me dejarás amarte un poco


ÁRBOL DE ÁRBOLES
Usted, regalo del mediodía,
árbol de árboles
magnolio florecido frente a mi puerta
Usted milagro, usted ausencia,
usted, vuelo de pájaro
en un bosque de niebla
canción de flauta
en esta travesía por el silencio
Usted, cómplice del agua,
dejó mis hojas cuajadas de rocío

ROMANCE DE CIUDAD Y LLUVIA
Ahora es la una y veinte de la tarde y llueve con ganas,
como casi nunca llueve en Bogotá. Me gustaría estar contigo,
aquí o enfrente de cualquier ventana, mirando esta persiana
de agua que se descuelga sobre la ciudad. Me gustaría mirarla abrazada a ti,
para conjurar esta nostalgia y el frío que viene siempre con las tardes lluviosas.
Llueve con ganas, y mientras la ciudad se deja querer
por el agua, yo me muero de ganas de quererte y de cubrirte
de besos húmedos. De miles y miles de besos que caigan
sobre ti, como aguacero.

ISLA DE FUEGO
Este amor
huérfano de luz
ángel atormentado
que se desgarra y me desgarra
que arrastra mi alma en su locura.
Guerrero sin reposo
Isla de fuego
en un desierto de cenizas
luna destrozada
en los acantilados
corazón devastado por el mar.
Noche sin calma,
este amor

BOGOTÁ
He declarado mi amor
en un supermercado
he tratado de encontrarle
su encanto a las más horribles calles
he creído en la bondad originaria
de sus gentes
y hasta en la remota posibilidad de ser feliz
entre sus despojos
pero no puedo acostumbrarme
a su dureza
En esta ciudad
que nos hace tan malvados
declaro ahora mismo mi inocencia

Del viajar

El viaje comienza en el insomnio de la víspera,
cuando la mente repasa los motivos de la errancia.
Sus aperos. Sus peligros.
Luego hay que vérselas con el acre sabor del
abandono, percibido en el gesto de entregar ese
reducto del mundo que habíamos hecho nuestro.
Pero aún nos aguarda comprobar lo que tiene
el recuerdo de despojo: el alma plasmada en las
imágenes nos dice que nada nos perteneció jamás.
Y cuando al fin sobreviene la partida,
allá vamos, viajantes solitarios: un
atado de objetos —casi siempre inútiles–
y en los huesos, la fatiga.

HABLAREMOS DE AMOR EN MEDIO DE LA GUERRA

Desde el centro de tu ciudad sitiada me contarás
que oíste de nuevo unos disparos. Como aquella
noche. Como tantas. Que mañana quizá no venga el
vendedor de frutas porque hay orden de cierre en
el mercado. Aplazaré entonces la visita del sábado
y hablaremos de amor en medio de la guerra. Planearemos
una emboscada a la esperanza cuando
pase corriendo por aquí y la esconderemos de sus
enemigos el tiempo que sea necesario. Porque los
asesinos se persignan antes de la masacre, como
pescadores que parten hacia el mar.

BALADA DEL DESTIERRO

Dejé mi tierra para burlar el miedo
pero el miedo se pega a mis zapatos. Como la sangre
a la memoria.
Tierra y terror resultan ahora palabras
hermanas.
Sangre que el sol ha secado. Ira que amarga los
amaneceres. Rabia que enturbia los ojos de mi hijo.
No fue rojo el amanecer sino la noche
entera. A gritos dijeron: marcha o muerte.
Hoy en silencio marcha y muere.
Otro lugar comienza a llegar bajo mis pasos. Otro
aire, sucio, y otra tierra, gris. Sin flores ni animales
que alimenten la vida. La vida, que se compra y se
pierde en las esquinas.

De repente, el sueño de ciudad se convierte
en pesadilla...
Porque nada soy en la tierra de otros. Sólo una
intrusa bajo un sucio vestido.

EL MISMO RÍO

Aguas arriba
la vida profanada se descuaja en sangre.
Vegetal y humana sangre
de las tierras arrasadas.

El plasma se ha mezclado con el río
y los niños se bañan en ese flujo atroz.

Las mujeres bajan con la ropa sucia
para lavarla en la corriente
                        sin imaginar
cuánta culpa pondrá ella
sobre la piel de los suyos.

Las niñas llevan a casa el agua cruda
para cocinar el alimento
y es así como el pescado
acaba hirviendo en sangre,
sedimento y vergüenza.

La lluvia cree limpiarlo todo
pero en realidad, todo lo ignora,
en su infinita inocencia.



POEMA PARA PRESERVAR EL AMOR

Si eres ave
yo soy viento.
Si eres hiedra
seré muro.

Patricia Iriarte Díaz Granados nació en  Sincé. Es Comunicadora Social.
 Ha publicado tres libros de poemas: Mal de amores (1992), Territorio
de delirio (1998) y Libro de viaje (2008), además de un Manual para cubrir la guerra y la paz (1999) y un reportaje biográfico titulado Totó, nuestra diva descalza (2004). Quedó finalista en un concurso interamericano de cuento y ganó una Beca Nacional de creación del Ministerio de Cultura en el 2001, con el proyecto sobre Totó La Momposina.
Cree que algún día comenzará a escribir novelas.

Textos tomados de: 
Badosa  
Eleccciones Afectivas

Foto tomada de Internet Foto de Patricia Iriarte

sábado, 16 de marzo de 2013

Gladis Patrón


EL COMA DE AURA

Algo susurra su pulso
No sé que dice.
Patricia Ortiz.

Esto es lo que queda de Aura agonizante
Una blusa rosavieja
Unas zapatillas rompe hielo
Un estertor que sostiene un gemido
Y la sed saciada de aire nuevo
no suple la maquina
Veo el mar en sus pies
Un labial de cera
Huyes del mandril
de la sombra
de la luz
de la inercia
Tus pupilas cruzan la ruta de las aguas,
la luna roja, los búhos, los duendes
Te vuelves frágil, una boca, un hueso
La espina te persigue entre tubos y alarmas
Resbalas en el límite
Te llevas el silencio, el tiempo, la luz
sujeto a las escaras
Escapas, hacia la lluvia
intentando rescatar recuerdos
te enfrentas con el eco
con el cansancio y te hundes en el sopor
Navegas en orgasmos de sedantes
y añoras la falda que te alzabas
para recibir placer
Vida o muerte, lejano violín
Flotas en acordes violáceos
como una libélula en la transpiración del aire.


ORIÓN

Mi vida ha sido mal contada
No soy una heroína
mi nombre es otro
significa arco flecha
Soy una mujer cíclica
vivo en una isla rodeada de cisnes
Una jauría de perros me protege
Mi mascota es un pitón
Aunque llegue a la madurez
Soy una adolecente
Príncipes azules rondan mis batallas
duermo con ellos
Pase de luna llena
a cuarto menguante
a creciente
Me aferro a la tierra
escondida en las sombras
Interpreto los silencios
Estoy repleta de voces
que nunca he escuchado
En mi barca ancló el amor y la luz
Cultivo finas hierbas
laurel, tomillo y estragón
flores rojas ovoides adornan mi mesa
Como semillas de sésamo
Con mi arco me deleito en las montañas
en un carro de oro tirado por ciervos
un coro de niñas y ninfas me acompaña
Creo en la rencarnación
Esa, soy yo........
Mi venganza mandar un escorpión
para matar a Orión
Paralizar a Sirio y situarlos
como constelación.


MÁS ALLÁ DE ELLA

Un amante, me penetra
Rasga el instante
Quiere ir más allá
doy la espalda
Se me enreda el alma en los gemidos,
Me veo a misma
En una balada de luna
Sudor y regocijo
mano a mano
vacía mi cuerpo
Déjame estar un rato mas
bajo la noche
Me devolviste un camino
que no conocía
Mi desolado cuerpo
soporta sus desoladas manos
Reflejos de cirios, esposas y látigos
Un viento furioso, nos acompaña
El amanecer sostiene mi cuerpo
Yo solicito la magia.


EL ADIÓS NO DORMÍA ENTRE NOSOTROS

Hubo
Hubo horas
Para las que la ausencia era espera
Donde ningún tren dibujaría
sobre los carriles el regreso
Horas dispersas en el paisaje
Donde tu bosquejo avanzaba
perdiéndose en el ruido de la locomotora
escondiéndose en los vagones

La ruta evapora manos
sonámbulas en el humo
Hubo horas
En que todo, era sorgo florecido,
garzas blancas, espigas, ocaso
dos mecedora en el balcón
tus pies y su canción
En aquellas horas
El adiós no dormía entre nosotros
Y la espera se retorcía
Hoy
solo esas horas
lloran en la tarde.


ASTERISCO

Dibujas el futuro entre laberintos de hielo
¿ Eres un asterisco?
Seis espadas atadas al centro
Una estrella de cinco puntas
¿Una interrogación?
en el agua
Apertura y cierre
Mi cuerpo de plumas
no resiste el olvido
No veo la señal
Escondida en tus pupilas
solo hielo en los vértices .


TU Y YO

Aunque de aguas distintas
es la misma bahía
Tu y yo la misma sombra
Tu y yo la misma luz
que he recogido en los girasoles
Los dos, sumergidos
Yo soy agua, vida que pasaba en la aleta de un pez
Yo soy agua amor
No me sueltes el viento azota
Mi risa resbalando por el agua
y una gran humedad saltando entre abismos
Los dos húmedos
el agua colgada a mi piel
sube a tus brazos
como salvavidas
y mis ojos unidos a tus ojos
Los dos iluminados
Tu en el aluvión, yo, en la ola
Tu rio, yo mar
sazono tu piel
Tu me caramelizas
Tu el recuerdo en la mano
Yo, en la proa vestida de azul

Deja el recuerdo y acercarte
Aquí en mis entrepiernas
tráeme versos de agua
Un cielo anaranjado te espera
suelta el recuerdo
suelta, fluye en mi
suelta el pasado
con sus alas sepias
con su sabor acido
El rio va siempre al mar
Suelta las amarras
que el amor convoque
los espíritus del agua
tu, y yo luz.

SOMBRA PERFORADA

Corría con los ovarios inflados de dolor
de ira, desesperación
descalza entre los matorrales
Ráfagas
de humo
de pólvora
de terror
perforaban mi sombra
una sombra que
Quería llegar al río
pero la angustia lo alejaba
Desgarrada
la piel
la ropa
la inocencia
todo era rojo
atrincherada en la arena
los primeros rayos del sol me despiertan
y una mano me ayuda a incorporarme
saca las espinas de mis pies
y me cubre con su camisa
¿y el pueblo ?
las mujeres y los niños corrían río abajo
en la canoa podemos alcanzarlas

pienso un ángel negro me guía
y debajo de un árbol están todas
dándose consuelo, llorando
veo a mamá y a mis hermanas
¿ y papa y mis hermanos?


INUSUAL

Inusual costumbre
de tener las caderas suspendidas
De creer en los encuentros
de la caricia que llega
a la piel cansada de escararse
una y otra vez abres las piernas
a el columpio solo, subes y bajas
caes en la humedad de la noche
Aunque no quieras
Te flexionas y caes.


EL OJO DE CUARZO DEL DELFÍN


De nada sirvió el péndulo
Ni la sal marina
Ni la cruz de imanes
Ni la ofrenda, el mándala
El trébol de cuatro hojas
El sándalo quemado
Te busque en los ojos de agua
te habían visto caminando
con tu telescopio al hombre
Todo ocupaba tu lugar
el ojo de cuarzo del delfín
señalando tus poemas anárquicos
Las pirámides de cristal
Las libélulas disecadas
Y mi fe colgada del atrapasueños
Eres un desaparecido

¿ Que hacer con tanta energía?

Ese mapa viejo
Las líneas de Nazca
Estas contactado
Enredado en sus espirales
en sus laberintos giran
el colibrí gigante, el cóndor,
la iguana, la serpiente
Podrás entrar al castillo volador
que custodia el pájaro gigante
eres un príncipe en el reflejo del agua?
¿ Regresaran los Dioses?
Los ángeles dibujan el camino de la viuda
¿ En que dimensión me esperas?
¿ Te rodean anillos concéntricos?
Te traerá el equinoccio.

SOLTAR EL NUDO DEL AMOR

Encontrar el vértice
la huella del beso
el nudo de dos lenguas
De dos pelvis
La rutina de las sabanas
Alegría y dolor en sus ángulos
Dedos sonámbulos
en cada luna
en cada estrella
Recorrer el arco del tiempo
Girar en el espacio
sin transitar por las promesas
que desafían el presente
acepto el vuelo y la perdida
Guardianes en miniatura
retrovisor del amor
Tu deseo se desliza
Salta al adiós
Atrapado y palpitante en el vientre
húmedo de silencios


Gladis Patrón. De Barranquilla, vivo en Barranquilla, Enfermera egresada de la Universidad del Norte 1988-Postgrado en Gerencia del Recurso humano. Participante activa del Encuentro de Mujeres Poetas de Cereté Córdoba.
Colabora de la taberna Palabras, mis textos han sido publicados en el Magazín Dominical del Meridiano de Córdoba, incluida en el Diccionario Cultural de Córdoba de Juan Santana Vega 2da edicion,1999- Literatura del Sinú siglos IX Y XX de José Luis Garcés y en LA ANTOLOGÍA DE POETAS DE CÓRDOBA BAJO EL PUENTE .
HAGO PARTE DE LA PAG, web Gente de Arte
Viví en Montería Córdoba mas de 30 años soy considerada hija adoptiva de Montería.