Seguidores

viernes, 12 de julio de 2013

Edaurdo Márceles Daconte

Las hormigas de agosto

El hombre cortó la orquídea en medio de la selva profunda y de inmediato brotó el líquido meloso que atrajo a las hormigas desde el fondo de su cueva. Primero derrocharon las hojillas tiernas de los cogollos. Siguieron con las hojas anchas y lustrosas que se agitaban felices en las ramas sin sospechar su trágico destino. Después enfilaron sus diminutas fauces contra los dulces tallos de las plantas, y con el ímpetu que estimula un apetito desaforado, devoraron entonces los troncos de los árboles más recios sin dejarse intimidar por el amargo sabor de sus raíces.

No cesaron en su empeño demoledor hasta alcanzar las márgenes de la extensa llanura. Allí hicieron un alto, descansaron durante algún tiempo para reproducirse por millones, y otra vez se lanzaron en una ofensiva desenfrenada que las llevó hasta los confines de la pampa. Los villorrios indefensos sucumbieron ante aquella embestida sin tener tiempo a dar la voz de alarma. Cuando por fin aparecieron en el horizonte de las urbes gigantescas, ya era demasiado tarde.

Los insectos, ahora en disciplinada formación de huracanados contingentes, engulleron las hortalizas y pastizales. Uno a uno cayeron los animales domésticos dejando sólo el estruendo de esqueletos bajo el sol de agosto. Paralizados por el terror, sus habitantes fueron presa fácil de las hordas que en olas sucesivas arrasaron los más recónditos refugios.

Cuando sólo quedaban desolados pedregales, se volvieron sobre ellas mismas y empezaron a devorarse unas a otras hasta que la última sobreviviente, cansada de hacer círculos concéntricos en aquellos parajes solitarios, se suicidó masticando lentamente sus extremidades. La colosal esfera es hoy una estepa árida cuyos vapores azufrados despistan a los astrónomos que desde otro remoto planeta observan asombrados sus anillos de arcoiris en las diáfanas noches invernales.


Un lunes por la mañana

A Franz Kafka

Demófilo Candela experimentó una desacostumbrada pereza cuando se despertó muy temprano un lunes del mes pasado. Tenía que presentarse para una entrevista de trabajo en una empresa de autobuses urbanos, y la sola idea de volver a colocarse detrás de un timón era suficiente para sentir ese desasosiego premonitorio que en época reciente trastornaba su buen humor. Pero se levantó, sorbió pensativo el café tinto que su mujer le había preparado, y se metió al baño. La ducha de agua fría reanimó un tanto su espíritu, derrotado por el agobiante peregrinaje que significaba la búsqueda de un puesto en una ciudad donde eran más los desempleados que los trabajadores.
El agua golpeaba a Demófilo mientras persistía en una meditación ingrata que derivó hacia un líquido espeso que corría por su piel. De repente sintió que toda su vida se desmoronaba. No era para menos. Su epidermis se ablandaba como si fuera una resina soluble al mero contacto con el agua. Miró asombrado cómo se derretía poco a poco. De su estructura física emanaba en hilos zigzagueantes un elemento viscoso que se mezclaba con la corriente en dirección al sumidero. Era un fluido amarillento que desconcertó aun más a Demófilo pues su piel era del color de una noche sin estrellas. Su cuerpo se desleía sin que él pudiera hacer nada para impedir tal situación de desamparo.

Cuando terminó de sumirse, sólo se escuchó el insistente zumbido de la ducha y los gritos de Erótida Camacho, su mujer, que ante el ominoso silencio decidió romper la puerta para encontrar que su marido había desaparecido sin explicación. Sólo alcanzó a percibir los últimos retazos de una babaza ocre confundiéndose con el chorro de agua que ahora corría hacia la boca de la alcantarilla.

Eduardo Márceles Daconte nació en 1942 en Aracataca, un municipio sobre las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta (Colombia), pero creció en la ciudad costera de Barranquilla. Después de terminar la escuela secundaria, se trasladó a Nueva York en donde completó la licenciatura de Humanidades (B.A.) en la Universidad de Nueva York en 1970. Durante esta época se vinculó a un grupo de intelectuales y artistas colombianos para fundar La Gaceta Chibcha, el primer periódico político y cultural de la comunidad colombiana en Estados Unidos.

En 1970 ingresó a la Universidad de California (Berkeley) donde obtuvo un Master en Artes (M.A.) del Centro de Estudios Latinoamericanos con especialidad en historia cultural de América Latina y énfasis en artes visuales y literatura. Después de graduarse, realizó estudios de campo en México, América Central, Cuba, Venezuela, Colombia, Ecuador y Perú.

viernes, 5 de julio de 2013

Tarcisio Agramonte Ordóñez

Haikús

 Piedras en calma
Del río. De qué, entonces,
Huye el agua?

                                                          Silencio y quietud.
                                                          Imperturbable como el mar,
                                                          La luna clara.

Abismo
Del páramo. Una Cometa.
Quieta en lo alto.

Entre montañas,
La luna. Ostia del mar.
Y silencio.

                                                          En la proa
                                                          De la barca, se mecen
                                                          Farol y llama.

Cesó la tormenta.
Límpido el cielo del mar.
La luna, clara.

Cascada. Sonoros
Yunques de piedra, débil martillo
De agua.

                                                          Medio día
                                                          De verano. Un trueno.
                                                          Solo. Seco.

Ojos de la rana.
En el nenúfar, esmeralda.
Punteada de ámbar.

Niño y niña,
Desnudos. La barca, al arbitrio
Del agua.

                                                          Luna en la tarde.
                                                          Y florece, en libélulas,
                                                          El viento.

El río.
Se despide hacia el mar,
Y llora el agua.

Caracolillos
Del río. Tan lejos del mar,
...y lentos.

                                                          Negra su falda,
                                                          La noche. La luna pasea.
                                                          Fru-frú del bosque.

Cortejo.
En la campiña, campanadas
Dobles. Lentas.

Brillante,
La superficie del mar.
Lejos, un barco.
                                                          Firme, musgosa,
                                                          La piedra. Corre, cantarina,
                                                          El agua.

Lloviznas
Al medio día. Y se coronan, de páramos,
Los lirios.

Laderas
Del cerro. Auriga del trueno,
El viento.

                                                          Una cascada.
                                                          Gemidos. Llora, en la noche,
                                                          El agua.

Colibrí. Grácil
Zumbido de luz, en burbuja
Del mar, que vuela.

Furruginosa
La escarpa. Al fondo, quebradas.
Dulzura del agua.

                                                          Solitario
                                                          Estanque. Corona de luces
                                                          Trémulas, la tarde.
Arrogante
Palmera. Transparencias del agua.
Fina arena.

Campanadas
Graves. Sisean a la luna
La flor, el sauce.

                                                          Encadenado,
                                                          Galeote de la ola, se curva
                                                          Y gime, el mar.

Risa. En la tarde,
Como bandadas de pájaros
Marinos.

Acezante
Hálito del mar.
Pescado fresco.

                                                          Todo silencio.
                                                          Escarcha, en la noche
                                                          Helada.

Luna clara.
El fantasma del viento
Mueve las jarcias.

Al arroyuelo
Las flores. Pastor de aguas
Y pétalos, el río.

                                                          Oyes, hermano
                                                          Silencio, de pájaros, sonoros,
                                                          Los murmullos?

Afiladas espinas.
La brisa inclina las zarzas.
Flores blancas.

Ay, marinero
Cantar... Silbar del viento
En las jarcias.

                                                          Frailejón. Oración
                                                          De la niebla, sobre el viento
                                                          Del páramo, murmura.

La danza del pez,
Admira, quieta, la garza.
Luego, picotea.

Montaña de nubes,
La noche. La luna asciende.
Trabajosamente.

                                                          Vorágine.
                                                          Fiesta del abismo. Ensimismado
                                                          Círculo de agua.

Azul el cielo.
Melancólica tarde.
Leve, el viento.

Llanura sola.
En el árbol seco,
Quietud del viento.

                                                          Velas sueltas.
                                                          Quebradas alas del pájaro
                                                          Del mar. Tormenta.

Sonora flauta.
Melodías sobre el viento.
Pinar en calma.

Cielo rojo.
En mi cabaña, leve crepúsculo
Del mar.

                                                          Distante
                                                          El nido de plumas. La garza,
                                                          Dentro del agua.

Amorosa dama,
La lluvia, derrama sobre el mar
Su cántaro de agua.

Ah, viejos tiempos
Del mar... La barca, destrozada
En la playa.

                                                          Hacia el Gran
                                                          Abismo, llevas, estrella fugaz,
                                                          Mi sueño.

Albufera.
Entre dulce y salada,
Duda el agua.

Patos flotando.
Inviolada y tersa,
Quietud del agua.

                                                          Sur. De la Rosa
                                                          De los Vientos, desprendido
                                                          Pétalo.

Sol.
En el crepúsculo, ecuménica
Lámpara del mar.

Playa desierta.
La ola rueda, tubular
y Lenta.

                                                          Húmeda noche
                                                          Del mar. Estrellas, sobre
                                                          La playa tersa.

Azul del cielo
Y del mar. Descansa el viento
En las jarcias.

(De Haikus de la aldea sonora; Editorial Skla, Bogotá, 2005).

 Tarcisio Agramonte Ordóñez. Sociólogo, Cooperólogo, Investigador Social, Gestor Ambiental y Periodista. Nació en Calamar, Bolívar, 1954.
Colaborador habitual de diversos Periódicos y Revistas Culturales Literarias de la Costa Norte de Colombia, del resto del país y del exterior, ha sido incluido, entre otras Publicaciones, en: Selecciones de Poesía del Mar, Antología Universal de la Poesía del Mar. Ediciones Exilio, Santa Marta, 1993; 10 Poestas de la Costa Norte de Colombia (1850 - 1993). Ediciones Luna Nueva, Tuluá, Valle del Cauca, 1994; El Pensamiento Costeño, Diccionario Enciclopédico-biográfico de Escritores y Pensadores oriundos de la Costa Norte de Colombia. Tomo II. Editorial Antillas, Barranquilla, 1996; y en la Antología Los Versos más Bellos de la Poesía Bolivarense. Fondo Mixto para la Promoción de la Cultura y las Artes de Bolívar, Cartagena de Indias, 1996. Su primer Libro, Los Caminos del Mar, es ganador del Primer Premio de Poesía en el VI Concurso Iberoamericano de Cuento y Poesía COMFAMILIAR, Barranquilla, 1988; y del Premio Especial al Mejor Trabajo Extranjero en el VI Concurso Iberoamericano de Literatura XAVIERA CARRERA, Valparaíso, Chile, 1988.
Residente en Bogotá, D. C., ha sido Miembro activo del Taller de Cine de la Universidad Externado de Colombia, de la Sala de Investigadores del  Ministerio de Cultura de la Biblioteca Nacional de Colombia, del Taller Permanente de Investigaciones Teatrales de la Corporación Colombiana de Teatro y de la Cátedra-escuela de Pensamiento Social Latinoamericano Antonio Garcia Nossa de la universidad Nacional de Colombia. Catedrático Universitario y Conferencista Internacional.
Tarcisio Agramonte Ordóñez es, además, Coordinador General y Analista Político Internacional de un Noticiero de Radio, Diplomado en Derecho Internacional Humanitario, Botón de Honor de la Comisión Colombiana del Océano y Miembro de la Asociación de escritores de la Costa Atlántica Colombiana, de la Asociación de Escritores del Caribe y de la Academia Colombiana de Letras y de Filosofía.
Ha publicado los siguientes Libros de Poesía:
Los Caminos del Mar. Primera Edición, Alternativa Gráfica Ltda. Bogotá, D. C., 1999. Segunda Edición, Editorial Skla. Bogotá, D. C., 2005.
Haikus de la Aldea Sonora. Primera Edición, Editorial Skla. Bogotá, D. C.

Biografía tomada de: Escritores del Caribe