Seguidores

sábado, 28 de diciembre de 2013

Para hacer el retrato de un pájaro

Poema de Jacques Prévert. (Francia)

Pinta primero la jaula
con una puerta abierta.
Pinta después
algo bonito,
algo sencillo,algo bueno,
algo útil para el viajero.

viernes, 20 de diciembre de 2013

Alba Lucía Hernández Espinoza

La casa habitada por el viento soy yo

La casa habitada por el viento soy yo
y su múltiple caos.
Sobrevivo levantando mis cabellos
para no peinarlos;
y de vez en cuando, hago pacto con
dios y con el diablo.

viernes, 13 de diciembre de 2013

Lauren Mendinueta

Reloj sin manecillas

Tengo el boleto para un viaje que promete el Jardín como destino,
la costumbre de rondar sobre cenizas para no olvidar el fuego
y la voz de mi madre que me arropó con rumor de palmas en la tarde.
Tengo también el compromiso de estar viva, de preservar lo intocable
para que el mundo siga siendo aquello que no soy.
Pero vivir en redondo como aguja de reloj termina por cansar.
Cuánta ironía: tener que envejecer para al fin recobrar la infancia,
tener que morir para que ya nadie pueda robármela.

El espacio en su jardín

Lo visible y lo invisible
están en eterna contradicción,
y esta lucha tiene por fuerza
el poder de matarme lentamente.
El triunfo de lo invisible
carece de espectáculo,
mientras incluso en la derrota
lo visible gana en notoriedad.
Si la brevedad es signo de la vida humana,
el tiempo es asunto mío,
también.

Encallar en el Egeo

Vi mi rostro reflejado en las aguas del Egeo.
Cada rasgo con su trazo único, apenas mío,
la imagen de una exactitud inquietante.
Esos eran por fin mis ojos. Mi boca. Mi nariz.
Mis pómulos. La inclinación exacta de mi barbilla.
Así estuve atenta días y noches
deseosa de que el reflejo intentara hablarme.
Desde entonces no importa a dónde vaya
en ese mar me quedé yo, temblando entre rocas y olas:
muda, idéntica a la felicidad que nunca tuve.

Sin entender nada

La tarde se agotaba en Rodas,
abril, como toda promesa cumplida, perdía interés
y yo vi correr tus lágrimas hasta el mar.
Sin entender nada
ni tu melancolía ni la migración de las aves
ni el silbido de los barcos ni el rostro envejecido de los capitanes,
cerré los ojos.
Al volver a abrirlos, no sé si yo era distinta
o si el puerto había cambiado
pero los barco anclados embellecieron con la noche.
Tú que mirabas hacia las colinas
no viste mis lágrimas encendiendo las primeras lámparas.

El Regreso

Mi madre a los treinta
era una joven de ojos grandes,
agobiados,
cargados de urgencias que yo no comprendía.
Entonces nada me asustaba tanto
como la posible tiniebla de su abandono.
Por eso iba tras ella a todos lados
como un bicho perseguía su luz.
El pueblo,
su campanario y las solteronas arcaicas,
danzarinas de las hogueras de San Juan,
nos parecían tan tristes
que ansiábamos irnos a otra parte.
Claro que todo estaba dispuesto
para obligarnos a permanecer allí.
Por eso mamá
leía para mí historias de otros mundos,
de ciudades lejanas pobladas de héroes y villanos
o de animales que hablaban en nombre de la virtud y el vicio.
Pero cuando llegaba la hora de la cena
ella volvía resignada a la cocina para preparar la mesa,
dejándome casi siempre con el libro en las manos.
Cómo podía saber ella,
pobrecita mamá,
que regresar de aquellos mundos
a mí me llevaría una vida.

Muerte civil de la poeta

El amor, dijo la poeta, es toda la vida para mí.
Y así abandonó la escritura,
renunciando a lo suyo como lo haría una camarera.
Creyó que hacía falta ser otra para que la amaran.
Por la noche tomaba un somnífero para dormir bien
como cuando la poesía era toda su vida.
Por el día se ocultaba para que nadie la viera escribiendo sobre otra mujer
(especialmente para no verse a sí misma traicionando su renuncia).
Aunque le avergonzaba ella seguía en su oscura tarea
porque al escribir sobre la vida de la otra
podía intercambiar las exigencias cotidianas por las del amor.
Después se divorció y con el divorcio fue su muerte civil
y la lenta resurrección de su alma.

Tomado de: http://poesia.about.com/od/poemas/a/Poemas-De-Lauren-Mendinueta.htm

Lauren Mendinueta (Barranquilla, Colombia, 1977). Ha escrito siete libros entre poesía, biografía y ensayo, los más recientes: La Vocación Suspendida, VII Premio de Poesía Martín García Ramos(España 2007); Del Tiempo, un Paso, VIII Premio de Poesía César Simón de la Universidad de Valencia (España 2011). En 2011 ganó también el Premio Nacional de Crítica y Ensayo de Colombia (Ministerio de Cultura y Universidad de los Andes) por un trabajo sobre la artista plástica Doris Salcedo. En portugués ha publicado los libros: Vistas sobre o Tejo (Portugal, 2011) y la antología Um país que sonha (cem anos de poesia colombiana) (Portugal, 2012). Algunos de sus trabajos han sido traducidos al inglés, italiano, alemán, ruso, portugués y francés. Actualmente vive en Lisboa.

viernes, 6 de diciembre de 2013

Lindantonella Solano

DESPREVENIDA TELA DEL SIN RETORNO

“Lo más terrible se aprende en la vida y
Lo hermoso nos cuesta la vida”.
A José María, a los jóvenes y niños
Que desaparecen sin razón.

     Ruiseñores
parten cuando
apenas su alba
entra en el vuelo de la brevedad;
las flores aún los acarician

y el día de las sonrisas
empieza su baile;
entonces una lluvia
presurosa y púrpura,
los hace caer en la desprevenida
tela del sin retorno.

LOS SUEÑOS DE SECURRU

kashi -luna saborea el aroma
del viento,

cuando danza el agua 
en los ojos del caminante,

los hijos de Mma- tierra
son espectros de kai- sol…

un llanto con sangre y espinas 
brota de mma
recorre a jepirra…

Aún sigue en 
Destierro juyaa- lluvia,
Clavada sigue 
La sed de los Wayuu.

ABYAYALA LLENO DE INTERROGANTES

“América, no invoco tu nombre.
Cuando sujeto al corazón la espada,
Cuando aguanto en el alma la gotera”.
Pablo Neruda.
Me vine sin permiso,
La carretera de palabras
Se escurre en el alud del tiempo
Y el silencio.

Llego con la voz rota
Y mis pies negros ancestrales
Recuerdos que encadenan,
Los ojos derraman el azadón
Y las cenizas del océano

En este Abyayala* lleno de interrogantes
Cruzando el humo lila Que recubre su cuerpo incierto.

*Abyayala; Nombre primigenio dado por los indígenas al territorio hoy llamado América.

KATA'OU

'La cordura depende de esto:
Que deberia ser una dicha
Enorme sentir el latigazo del sol sobre la piel,
Que deberia ser una dicha,
Enorme poder estar de pie,
Sabiendo que los huesos se mueven con soltura 
Bajo la carne'
Doris Lessing

Fuente que tiembla dentro
De nosotros y refresca 
Al universo,
katao'u es despertar
Para tejer la mochila 
Del tiempo,
Volar como julirü,
En medio del asashii
Con aa'in en busca
Del aliento de los dias,
Y tener cuidado
Con el zamuro
Mendiga por la muerta piyuushi
Kata'ou bañanos,
Kata'ou bañanos
Todo e'iruku
Kata'ou bañanos.

POEMARIO KASHI DE 7 ENEROS DESDE EL VIENTRE DE SUCHIMMA.

CLAVADA

Aqui me tienes,
detras de tus espinas
clavada en el viento.

POLVO

Cuando el tiempo
Utiliza zapatos nuevos
Nos deja descalzos
Y en el polvo 
De su recorrido
Del poemario Acantilados del Tiempo.


Lindantonella Solano nació en Süchiimma-Riohacha, la Guajira, Colombia, el 7 de enero de 1975. Pertenece a la nación Wayuu. Educadora de Preescolar, psicóloga, docente catedrática  en la Universidad de la Guajira y de la Fundación Universitaria San Martín. Miembro fundador y ex miembro directivo de la fundación Atrapasueños, creadora y coordinadora de Poesía al Parque y al Barrio 2003-2007. Actualmente es coordinadora-tallerista del grupo taller de Aproximación a la Creación Literaria en Narrativa y Poesía denominado Talaushi-Alegría. Miembro del Consejo de Cultura Municipal por el área de Literatura. Publicaciones: en la cartilla El solar 2004- poemas  en el periódico Poesía Viva, Antología de mujeres poetas de Roldadillo-2006. Apuntes ligeros sobre kashi De 7 eneros  desde  el vientre  de  Süchiimma, es un poemario que recorre la cosmovisión de los Wayuu, muy a pesar de haber acariciado la ascendencia de esta raíz con el trasegar de los años, la poeta destaca los mitos, la importancia de los sueños, las cotidianidades y las innumerables odiseas que ha pasado este pueblo arrasado por sanguijuelas de poderes económicos que invisibilizan la nación wayuu a base de sangre y vulneración de los derechos fundamentales y primigenios. Este poemario costa de 60 poemas cortos, que proclaman a kashi-luna como símbolo de fortaleza a esta mujer que se redescubre con estos valores y hace la metamorfosis  desde las fases universales de este astro que desea exhortar a través de la luz de la putchi-palabra los senderos de quien los lee. Parte desde el bilingüismo (español y Wayunaiiki) reinante en Suchiimma-Riohacha, tierra con brechas profundas entre hispanoamericanos, y   donde transita la anomia que la sepultan en la historia actual. La poeta Águeda Pizarro define la obra como; “Ritual de palabras Wayuu, que transforma el lenguaje poético castellano con su antigua sabiduría. La luna transcribe en Usted su luz de asombro. Vivimos en su obra mundos revelados en el espejo de la sal”