Seguidores

lunes, 27 de septiembre de 2010

Actividad literaria en el sur del Cesar

La Corporación Biblioteca Departamental del Cesar Rafael Carrillo Luquez organizó un fin de semana agitado y productivo: El día Viernes 24 y sábado 25 de septiembre se realizaron dos actos de importancia para resaltar la cultura lectora del sur del departamento del Cesar.

FORO: Función social del libro y las bibliotecas públicas en el sur del Departamento del Cesar

El viernes 24 de septiembre en el auditorio de la Cámara de Comercio de Aguachica se llevó a cabo este foro, sus ponentes principales fueron:

El historiador Elurbin Romero Laguado que hizo presentación de su trabajo de investigación y que la Biblioteca Departamental del Cesar le publicó en el libro PENSAMIENTOS Y VOCES. Ejes culturales para unas políticas de lectura y bibliotecas en el Departamento del Cesar.

El Licenciado en Idiomas Jesús Antonio Álvarez de la ciudad de Bucaramanga nos deleitó con su ponencia sobre los cambios provocados por los libros en la humanidad, fue una ponencia bien sustentada y de buen recibo por parte de los asistentes.

El escritor ocañero Benjamín Casadiego también sustentó una ponencia interesante sobre la lectura. También participaron entre otros, el escritor de Curumaní Néstor Quiroz Moreno, el escritor de Chimichagua Cesar Anselmo Rangel y el escritor Rodolfo Rincón de Aguachica, con preguntas y aclaraciones muy pertinentes, logrando con ello enriquecer el Foro.

De parte de algunos asistentes se le  hizo el justo reconocimiento al señor Carlos Guevara Támara, promotor de lecturas del Cesar, quien ha recorrido la geografía del departamento en una labor incansable, animando a profesores, bibliotecarias y jóvenes del Cesar en el amor por el libro y la lectura.

Ronda literaria en San Martín.

El sábado 25 de septiembre nos desplazamos al municipio de San Martín en el Sur del Departamento del Cesar donde realizamos la Ronda Literaria del Nodo Sur del Taller de Creación Literaria Caracolí del Cesar. En esta ronda participaron los talleres Caracolí de los municipios: Aguachica, Gamarra, La Gloria, San Martín, San Alberto, Gonzales y Río de Oro.

Esta fue una ronda muy movida signada por la lúdica dónde los niños participantes se divirtieron mucho. Es de destacar que el grupo de Gamarra llevó acordeones y tamboras con lo que alegraron los espíritus.

La parte de los talleres de creación literaria y animación de lectura estuvieron a cargo del poeta Fernando Cely Herrán, el poeta Fernando Vargas Valencia, ambos de Bogotá, el poeta Rodolfo Lara Mendoza de Cartagena, el escritor Paúl Fabián Brito Ramos de Barranquilla, el escritor Víctor Adolfo Menco Haeckermanm de Barranquilla, el Licenciado Ciro Mier Chávez de Tamalameque, licenciado Luis Eugenio Imbrechts de Tamalameque, Magister Alonso Montaguth de Ocaña, y Diógenes Armando Pino Ávila de Tamalameque, cada uno tuvo a su cargo un grupo de 25 niños para el desarrollo de sus talleres.

En esta ronda se hizo el reconocimiento a María Gabriela Cárdenas Torres bibliotecaria del municipio de San Martín por su labor y entrega siendo exaltada como la mejor bibliotecaria del Cesar.

Para ver las fotos, solo tienes que hacer clic en los enlaces siguientes:

martes, 14 de septiembre de 2010

CARACOLÍ DEL CESAR EN PAILITAS

Por: Diógenes Armando Pino Avila

La Corporación Biblioteca Rafael Carrillo Luquez con la financiación de La Gobernación del Cesar, desde el año 2009 institucionalizó EL TALLER LITERARIO CARACOLÍ DEL CESAR, consistente en la realización permanente de talleres de 4 horas de duración en todos los municipios del Cesar. Por ello todos los sábados los Coordinadores de Talleres locales asisten a las bibliotecas municipales a un encuentro con los niños, jóvenes y algunos adultos de los diferentes municipios a compartir experiencias literarias, a disfrutar de buena lectura y a producir textos, siempre con el espíritu de acercar a los niños y jóvenes al oficio del escritor y sobre todo en impulsarlo a ser un individuo que sienta placer por la lectura.

El Departamento del Cesar para efectos de coordinación se ha dividido en cuatro nodos bajo la supervisión un Coordinador por cada uno:

Nodo Sur: Aguachica, Gamarra, La Gloria, San Martín, San Alberto, González y Río de Oro. Coordinador Benjamín Casadiego.

Nodo Centro: Tamalameque, Pelaya, Pailitas, Curumaní, San Roque, Chiriguaná, La Jagua. Coordinador Diógenes Armando Pino Ávila

Nodo Noroccidental: Chimichagua, Astrea, Bosconia, El Copey. Coordinador José Luis Molina

Nodo Norte: Valledupar, La Paz, San Diego, Codazi, Becerril, Manaure. Coordinador Beethoven Arlantt.

El sábado 11 de septiembre le correspondió al Nodo Centro, la realización de la Ronda Literaria, esta se realizó en el Municipio de Pailitas en las instalaciones del Colegio El Carmen. Allí se reunieron 250 talleristas de los municipios del Nodo Centro a interactuar con Escritores Nacionales y Departamentales en una jornada alegre y creativa.

Los Escritores invitados fueron Fernando Cely Herrán (Bogotá), Fernando Vargas Valencia (Bogotá), Rodolfo Lara Mendoza (Cartagena), Paúl Fabián Brito Ramos (Barranquilla), Víctor Adolfo Menco Haeckermanm (Barranquilla), Eduardo Rangel (Chimichagua), Bartolomé Monterrosa (Astrea), Beethoven Arlantt (Atánquez) Benjamín Casadiego (Ocaña) Germán Lajud (Sucre), realizaron un taller con grupos de 25 niños cada uno, lo que resultó una experiencia enriquecedora para lo talleristas.

Por la tarde se presentaron: el grupo de Tamboras “La Original de San Bernardo del corregimiento de San Bernardo municipio de Pelaya Cesar, el grupo de teatro “A la lata” de Pailitas Cesar y el decimero José Manuel Rivera Torregrosa de Astrea.

Se puede decir que se aprovechó hasta el último minuto del día, los niños interactuaron con los escritores, se hizo intercambio de experiencias y se relacionaron entre sí. En términos generales fue un éxito la realización de la ronda.

lunes, 6 de septiembre de 2010

REVELACIONES (Diana Verónica Méndez Sánchez)

Por: Diana Verónica Méndez Sánchez, narradora de El Copey Cesar Col.
Tomado del libro: Viaje a la Memoria. Renata Valledupar.

Caminas las grandes avenidas de la ciudad, ligera, plena y con la sensación de que ahora te conviertes en lo que siempre quisiste, en lo que soñaste una vez. Eres la que deseaste tanto, la que despide sin dolor alguno el pasado, ese que dejas atrás para vivir un mundo hecho para ti. Vas libre, con una figura nueva que te hace llamativa. El semblante no es el de siempre, es mucho mejor; la seguridad que irradias te fortalece, te hace completa. Esa sensación nueva que se mueve dentro de tu cuerpo como un fantasma por el interior de una mansión abandonada.

Reconoces que el trabajo hecho ha sido bueno, no sólo porque los espejos de los grandes edificios te lo dicen, sino porque la mirada de todos lo confirma. Te asombra, por ejemplo, la capacidad de sentirte por primera vez importante; te basta ver el antes y el después de esta pobre criatura para comprender el antes y el después de todas las vidas en realidad. Ves por todas partes, aquella vida pasada por la que empiezas a sentir una piedad que no te hace daño, pues se trata de una pieza más del edificio de la realidad; una manifestación de la lógica misteriosa de la que formamos parte. Entonces llega la angustia.

Durante aquellos instantes decisivos comprendes que la antipatía y la suciedad están puestas en el mundo contra ti; se concentra toda en el pecho y comienzas a mirar disimuladamente a tu alrededor para evaluar las posibilidades de fuga. De repente, escuchas el ruido ensordecedor de muchos carros que rápidamente te persiguen. Corres por ese laberinto de calles que ahora son desconocidas; pero aún así sabes que no podrás hacer nada; las fuerzas se acaban, el desastre viene y no lo puedes detener. El riesgo es grande, la desesperación y la agonía de convertirte de nuevo en lo que has sido siempre, un desastre. Se acerca cada vez más y ya no puedes hacer nada, te detienes, lo esperas, y simplemente...
Abres los ojos, miras todo a tu alrededor y te das cuenta de que la dimensión de tu realidad es el laberinto en cuyo interior vives aún atrapada.

viernes, 3 de septiembre de 2010

¿ERROR DE KAFKA?

Por: Miguel Fernándo Barrios Payares, Narrador de Astrea Cesar
Tomado del Libro: Viaje a la Memoria. Renata Valledupar

Las gotas de lluvia caían suicidándose como kamikazes sobre el vidrio de la ventana. La ciudad amanecía mojada. Medio dormido contemplaba la situación mientras pensaba en todo lo que tendría que hacer en tanto saliera del apartamento: la universidad, mi pésimo trabajo de mesero medio-tiempo y mil cosas que convierten esta vida en el asqueroso reality show de Dios y el diablo.

El reloj de la mesa marcaba las 6:50 AM, sentía sueño, había dormido dos horas, Juliana permanecía arropada. Caminé con los ojos entrecerrados por el hall que daba al baño, el piso estaba frío, húmedo (muy muerto). Entré al baño con la mirada baja. Abrí la llave del lavamanos, llené mis manos de agua y golpeé mi rostro con fuerza, levanté la cara y pegué un grito estruendoso y a la vez ahogado, retrocedí y caí al piso.

Mi respiración se hizo fuerte, mis manos temblaban, no lograba pensar con claridad. Cerré los ojos, intentaba darme calma. Me hice las preguntas típicas — ¿Cómo me llamo? ¿En qué trabajo? ¿Con quién dormí anoche?— Esta última la contesté en voz alta —Juliana— La respuesta me asustó, la voz que escuché no era la mía.

Luego de varios minutos dispuse volver a mirar al espejo. Juré no gritar si lo que veía no me gustaba. Mientras me levantaba cerré los ojos tan fuerte que pensé estallarían, los mantuve así por unos segundos, los abrí y volví a gritar. Nuevamente retrocedí pero esta vez no caí, era definitivo: estaba convertido en una mujer. Me examiné con calma. El tiempo no me importaba, ¿Cómo podía hacerlo?

Tenía una nariz pequeña y respingada, el pelo era de color castaño claro, hasta tenía tetas, grandes tetas, redondas y de pezones rosados. Salí del baño midiendo cada paso que daba, todo parecía normal exceptuándome, claro.

Juliana seguía dormida, decidí quitarle la sábana que la cubría, quizá esta sería la última vez que podría verla desnuda.

Halé la sábana de un tirón, volví a gritar. Sobre mi cama reposaba tendido un hombre semidesnudo. No estaba Juliana, me vestí con lo que encontré, no sabía qué hacer. Abandoné el apartamento en busca de ayuda, pero ¿Qué ayuda? ¿Quién me ayudaría ahora? La calle estaba sola, el sol se asomaba en medio de las nubes y el cielo se hacía pedazos en la ciudad.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

José Luis Molina Torres (Poeta de San Diego Cesar)

Tomado del libro: Materialización de lo Inasible

I.
La ciudad está mueca y sin ojos
Con la piel aflatada de desdichas
No puede presentir la primavera
Que brota en medio de sus grietas
La niña del semáforo
Tiene la cara lavada en años
Con sus pelos cargados de parásitos
Con sus pezones germinando en la intemperie
Con sus dulces de infancia derretida
Con sus ojos oscuros del llanto
Toda ella es fantasma
Traslúcida de muñecos rotos
Trasparencias embadurnadas de miedo
Lo real es ahora verde
Cambia amarillo Luego rojo

Los carteles luminosos
Las vitrinas de la sinrazón
Los cristales del mercado nos reflejan
Identificación con la nada
Compro vendo
luego existencia de mierda
Nadie vio la niña caminar bajo la lluvia
Los transeúntes esparcidos por el diluvio:
Se van dando saltos di La ciudad se refleja en sus charcas


V

La salamandra
Adherida al techo de mí desasosiego
Se alimenta de los bichos que captura
en mi alma
Tiene lengua pegajosa
Ojos inmensos como boliches negros
Piel clara y terrosa
Puedo leer en su cuerpo
La desazón de los días inacabados
Y temo la posibilidad remota
Que caiga sobre mi rostro

Animal arcaico
Lo dejo merodear sin molestarlo
Ayer lo hubiese azotado con la escoba
Hoy pendo del techo de mi cuarto
Observando a ese raro animal
Piensa en mí
Yo en él.


VI
.
Estoy sólo
En la mesa de un local solitario
Sobre el mostrador una Coca-Cola
a medio tomar
la música destila hiel
Transpiro el fastidio cotidiano
luchando por encontrar la descripción perfecta
De esta tarde macilenta mortecina

Entonces
Una mosca trata de aterrizar
Sobre el pico de la botella
Abotellaje perfecto

Pienso

Es sólo la miel
El insecto
La multinacional
Y nada más.

VII

Hay una flor amarilla que se marchita en tus manos
Despiertas y tu rostro se desgasta frente al espejo
Te miras en los ojos del perro
¿Cómo amaneció usted?
Desayunar
Correr
Pensar
Dormir
Dormir
Dormir
El reloj va gastando las horas
En el trabajo el cine el banco en la esquina

El reloj sigue su marcha
¿Qué hacer? Beber fumar coger cagar coger
Una flor amarilla se marchita irremediablemente
En nuestras manos.