Seguidores

viernes, 11 de octubre de 2013

Alvaro Maestre García

El  Poema de la Entrega.

Esta noche no prenderé la luz…! No necesito luz para mirarte!...
Sé cómo estás, sé la posición exacta de tu cuerpo
 y no es que lo presienta, ¡es que te conozco!
Voy a poner el corazón en mi mano,
 (Si, si, ya sé que es más fácil poner la mano en mi corazón)
¿Pero que me importa poner mi corazón en mis manos y que tú lo veas?
Hoy no oraré de rodillas como siempre,
 ¡gritaré tu nombre como un loco!,
que se me note el desespero por amarte,
en toda la dimensión que da el amor,
que se me note la necesidad
de la urgencia inminente de tu cuerpo,
que se me note el calor
por el calor de tu exudada piel
que se me note el amor y el desespero,
por tenerte amor entre mis brazos,
que se me note el nerviosismo
que me produce estar a tu lado
y saber que reinventaremos  el amor,
que se me note la urgencia de aspirar
el agradable olor que hay en tu sexo.
Hoy, todos mis líquidos los verteré en ti,
mis sudores en toda tu extensión,
las lágrimas post-orgásmicas en tu seno.
la sangre que  produzca tus uñas en mi espalda
y el semen  planificador externamente.
¡Hoy amor, escribiremos el poema de la entrega!
                                                       Valledupar 2013.



DESCONCENTRACIÓN

Me hablaste de tu libro en ciernes,
 manuscrito en letras impecables,
como si hablara de Dios.
El templo: La blanca terraza de mobiliario blanco;

Me hablaste de las leyes y sus códices,
De moral y ética invariable,
De pueblos increíbles;

Me hablaste de la oscuridad pagana
y de la claridad cristiana,
de masacres en nombre de Dios,
de ejércitos invencibles, al que era pecado enfrentar,
cuya cruz inmensa de sus petos la blindaba
y a pesar de eso, hombres temerarios
y pueblos feroces, atacaron;

me hablaste de la oscuridad, de ásperos varones,
de niñas que enamoran a los ogros,
de árboles que enfrentan tempestades
sin ceder una hoja tan siquiera,

me hablaste de gobiernos indolentes
que quitan la leña al campesino
en procura de acentuar el hambre acostumbrada,
de líderes de voces alienantes y apasionadas,
a los que siguen las hordas infernales,
arrasando, como Atila,
a vastos territorios;

Me hablaste de gritos estentóreos
Para apagar las voces apacibles,
De manos cuya envergadura
duplica el tamaño de otras manos
y que se alzan violentas
contra géneros más débiles;

…pero yo, te pido perdón por confesarlo,
Sólo miraba  la belleza de tus ojos.
                                          Valledupar 2013.




TRAS TU HUELLA

Camina delante de mí, te seguiré. ¡Serás mi norte!,
iré tras tu huella, guiado por el aroma que tú exhalas,
en esta ceguedad de mi universo.
Fija el rumbo que tú quieras.
¡hay treinta y dos lugares en la Rosa de los Vientos!
 ¡No apures el paso!...Recuerda que es lento mi andar y vacilante.
No me lleves de la mano,
dame la libertad para seguirte
 y di de vez en cuando una palabra
para ahogar el silencio recurrente.
Si hay abrojos en la senda que tú escojas,
 y  lacera la planta de mis pies,
no emitiré una nota de discordia:
pensaré  que me guías por un atajo.
Si es limpio el camino,
Tampoco aplaudiré por tu escogencia:
!Dame la libertad de ser prudente!
Cuando creas que es suficiente mi presencia
Y temas lastimarme al comentarlo,
Apura el paso, y aléjate de prisa
Que al sentir tú aroma más lejano,
Comprenderé que reclamas libertad.


TU VIDA ES LA DISTANCIA

¡Camina!
Deja que el paso te lleve…
¡No importa la oscuridad!...!Camina!
Está trazado tu periplo
En planos siderales ignotos.
No indagues…Solo camina.
Sigue el sendero,
Por esta o por otra vía
Irás al mismo lugar…
¿Por qué regresar entonces?
¡Sería fácil si conservaras la brújula,
Pero la tienes negada
Y no busques las estrellas,
Que está nublado tu cielo
Y no te confunda el viento,
Que en remolino te abraza
Ni estés blandiendo coraza
Que tienes débil pellejo!
Deja que el paso te lleve
Camina,
Solo camina,
Sin afán, que tu vida es la distancia.



CUALQUIER DÍA INICIARÉ EL CAMINO.


Cualquier día, iniciaré el camino,
sin importarme que lo aceptes o no lo aceptes.
Iniciaré el camino como lo iniciaron
los confundidos,
como lo hacen los aventureros,
como el errante.
Iniciaré el camino, tal vez  hacia ti
sin saber por dónde andas,
sin importar que pueda alcanzarte un día.
no serás una meta, Quizás  una esperanza.
No serás un fin, tal vez  un medio
y si te alcanzo,
no sé si te acompañe  en la senda
o invierta el sentido de la marcha.
No sé si te alcance
y en verdad, nada me importará si lo hago o no lo hago
porque cuando inicie el camino
iré desprovisto de conciencia.
Avanzaré sin prisa,
Como la procesión del Jueves Santos,
Avanzaré sin itinerarios,
Llegaré a las veredas
y no preguntaré por nadie.
Si un viajero en sentido contrario me saluda
Responderé, sin detenerme,  su saludo
Y ni siquiera le miraré.
Deambularé como si no te buscara.
(en realidad, no sé si te busco),
Y si tropiezo contigo, no sé si te levante
como el objeto que me impida la marcha,
o te deje tirada en el camino.
Yo me levantaré y continuaré si he caído.
Si me reconoces y quieres retenerme,
Volveré a poner las condiciones
Que nunca aceptaste
Y que no sé si aceptes todavía.
Si continúo la senda imprecisa,
El mundo sabrá
Que tu rebeldía sigue intacta
Y que simplemente deambularé eternamente.

                                 Valledupar Julio 2013

Alvaro Maestre Gracía. Villanueva Guajira 1.951, Publicó el poemario El Triunfo de la Palabra en 2004, en corrección La Segunda Huída.
Tomado

1 comentario:

Anónimo dijo...

Gracias compadre!