Seguidores

sábado, 4 de agosto de 2012

Nora Carbonell


En Granada, la luna

En Granada, la luna
enciende temprano
los naranjales
de la Alhambra.
Invisible, Federico
deambula
por las callejuelas de la morería,
y en las cuevas del Sacromonte
los gitanos taconean
sobre el tablao de la noche.
Nosotros, invadidos por
la embriaguez de los viajeros,
también vagamos
insomnes y delirantes
por las orillas del Darro,
ilesos caminamos
entre el fuego de las luciérnagas.

Lisboa, Saudade

Cierro los ojos y regreso a Lisboa.
Inmóviles, los navegantes
vigilan el infinito.
Los blancos mástiles
cruzan la niebla antigua del puerto.
El lento ferry sesga el agua dócil
de invierno.
Margot se busca
en el mapa humedecido por la lluvia
(ella buscaba un recuerdo
que se negaba a abandonar).
Aquel desconocido,
manos fuertes, pulsera de plata
nos lleva hasta el fado, señor musical
de la nostalgia.
En el bar, los marineros hablan
en babélico rumor
y la seducción persigue
las hambrientas soledades.
Madrugada en Lisboa.
Cómo escucho nuestras pisadas
sobre las piedras de la plaza
y la voz grabada de Amalia Rodríguez
tan vívida, como el filo de luz
que roza mis ojos y me hace despertar.

NORA CARBONELL. (Barranquilla, 1953)
Libros publicados: Voz de Ausencia (1.983); Horas del Asedio (1.990); 13 Poemas y Medio (1.998); Del color de la errancia (2006)

1 comentario:

Miguel Barrios Payares dijo...

Qué bueno mi amigo Diógenes, siempre trayéndonos lo mejor de la literatura de la costa caribe.

Un abrazo,