Seguidores

sábado, 26 de mayo de 2012

ANSELMO RANGEL ALFARO


Visita

La abuela va, la abuela viene en su vieja silla de mimbre. Manda un manotazo, manda otro. Nada atrapa.
-¿,Qué pasa, abue?
-Una mosca. Seguro tengo legaña.
-Ven.  No, no tienes nada
-Entonces tendremos visita.
-Ojalá traiga buenas nuevas.
Al día siguiente, a la misma hora, la abuela, en medio de encendidos velones, duerme en un largo ataúd de cedro.

Serenata
Ante la ventana de la amada el grillo abre las alas y deja fluir un sonoro y alargado cri..cri..cri.. cri..cri..cri..cri..cri
El hombre, que no tiene el pesado sueño de la mujer, que no tolera el idílico lenguaje de los ortópteros,  linterna y sandalia en mano lo busca.
A la mañana siguiente una procesión de hormigas lo lleva al cementerio.

ANSELMO RANGEL ALFARO (Chlmichagua.  Cesar, 1965). Cuentista, cronista, promotor de lectura, docente e investigador de expresiones culturales  tradicionales.  Licenciado en Lingüística y Literatura-
Publicaciones:
Recopilación Antológica del cuento cesarense. Historias pamplonesas en la voz de un cuentero", "La historia de la bruja cotuda y  otros cuentos y el libro de poemas "La única explosión que no mata". Trabajos periodísticos y literarios suyos han sido publicados en los diarios Vanguardia  Liberal de Bucaramanga  y El Pilón de Valledupar

 Tomado de: Revista Puesto de combate No. 76

1 comentario:

Liliana sampayo dijo...

Sin Lugar A duda un excelente profesor de lingüística y literatura cada vez que entra a un aula de clase toca corazones con sus hermosos poemas