Seguidores

lunes, 13 de diciembre de 2010

Brindis de Grcia Marquez y el de Vargas Llosa en el Nobel

BRINDIS POR LA POESÍA
Discurso pronunciado por Gabriel García Márquez, en el Banquete del Premio Nobel
|
Sus Majestades, Sus Altesas Reales, Amigos:
Agradezco a la Academia de Letras de Suecia el que me haya distinguido con un premio que me coloca junto a muchos de quienes orientaron y enriquecieron mis años de lector y de cotidiano celebrante de ese delirio sin apelación que es el oficio de escribir. Sus nombres y sus obras se me presentan hoy como sombras tutelares, pero también como la evidencia, a menudo agobiante, del compromiso que se adquire con este honor. Un duro honor que en ellos me pareció de simple justicia, pero que en mí entiendo como una más de esas lecciones con las que suele sorprendernos el destino, y que hacen más evidente nuestra condición de juguetes de un azar indescifrable, cuya única y desoladora recompensa suelen ser, la mayoría de las veces, la incomprensión y el olvido.

Es por ello apenas natural que me interrogara, allá en ese transfondo secreto en donde solemos trasegar con las verdades más esenciales que conforman nuestra identidad, cuál ha sido el sustento constante de mi obra, que pudo haber llamado la atención de una manera tan comprometedora a este tribunal de árbitros tan severos. Confieso sin falsas modestias que no me ha sido facil encontrar la razón, pero quiero creer que ha sido la misma que yo hubiera deseado. Quiero creer, amigos, que este es, una vez más, un homenaje que se rinde a la poesía. A la poesía por cuya virtud el agobiante inventario de las naves que enumeró en su Iliada el viejo Homero está visitado por un viento que la empuja a navegar con su presteza intemporal y alucinada. La poesía que sostiene, en el delgado andamiaje de los tercetos del Dante, toda la fábrica densa y colosal de la Edad Media. La poesía que con tan evidente como milagrosa totalidad rescata a nuestra América en Las Alturas de Machu Pichu de Pablo Neruda el grande, el más grande, y donde destilan su tristeza milenaria nuestros mejores sueños sin salida. La poesía, en fin, esa energía secreta de la vida cotidiana, que cuece los garbanzos en la cocina, y contagia el amor y repite las imágenes en los espejos.

En cada línea que escribo trato siempre, con mayor o menor fortuna, de invocar los espíritus esquivos de la poesía, y trato de dejar en cada palabra el testimonio de mi devoción por sus virtudes de adivinación, y por su permanente victoria contra los sordos poderes de la muerte. El premio que acabo de recibir lo entiendo, con toda humildad, como la consoladora evidencia de que mi intento no ha sido en vano. Es por eso que invito a todos ustedes a brindar por lo que un gran poeta de nuestras Américas, Luis Cardoza y Aragón, ha definido como la única prueba concreta de la existencia del hombre: la poesía.

Muchas gracias.

Brindis del Nobel
Discurso dictado por Mario Vargas Llosa en el tradicional brindis posterior a la entrega de los premios Nobel en Estocolmo
MARIO VARGAS LLOSA 10/12/2010

Érase una vez un niño que a los cinco años aprendió a leer. Eso le cambió la vida. Gracias a los libros de aventuras que leía, descubrió una manera de escapar de la pobre casa, del pobre país y de la pobre realidad en que vivía, y de trasladarse a lugares maravillosos, espléndidos, con seres bellísimos y cosas sorprendentes donde cada día, cada noche, significaba una manera más intensa, aventurera y novedosa de gozar.

Gozaba tanto leyendo historias que, un día, este niño, que ya era un joven, se dedicó también a inventarlas y escribirlas. Lo hacía con dificultad pero, al mismo tiempo, con felicidad y gozando cuando escribía tanto como cuando leía.

Sin embargo, el personaje de mi historia era muy consciente de que una cosa era el mundo de la realidad y otra, muy distinta, el mundo del sueño y la literatura y que éste ultimo sólo existía cuando él leía y escribía. El resto de tiempo, se eclipsaba.

Hasta que en un amanecer neoyorquino el protagonista de mi cuento recibió una sorpresiva llamada en la que un señor de apellido impronunciable le anunció que había recibido un premio y que tendría que ir a recibirlo a una ciudad llamada Estocolmo, capital de un país llamado Suecia (o algo así).

Mi personaje comenzó entonces, maravillado, a vivir, en la vida real, una de esas experiencias que, hasta entonces, sólo existían para él en el dominio ideal e irreal de la literatura. Todavía sigue allí, desconcertado, sin saber si sueña o está despierto, si aquello que vive lo vive de verdad o de mentiras, si esto que le pasa es la vida o es la literatura, porque los límites entre ambas parecen haberse eclipsado por completo.

Queridos amigos, ahora ya puedo proponerles el brindis prometido.

Brindemos por Suecia, ese curioso país que parece haber conseguido, para ciertos privilegiados, el milagro de que la vida sea literatura y la literatura vida.

¡Salud y muchas gracias!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

En los dos discursos, Gabo se mira inmenso y orgulloso de su estirpe y en los dos de LLosa, se ve irredimiblemente contrariado porque le han parido en América Latina. Para Gabo, el mundo es América, para Llosa, América es la obligación de aceptarla porque nació aquí, pero salvando en sus palabras que Europa es, sin duda, la tierra en donde le hubiera gustado nacer y cuando pudo, se hizo español para ganar altura, altura que Gabo llevó de América toda con un sostenido y sostenible orgullo. ¿Que porque te amo Gabo? !Te amo por eso!
Álvaro Maestre García.

nimbus.qomer dijo...

gabo sin duda se muestra como un campechano amante de la america latina, a diferencia de vargas llosa quien pareciera llevar la carga de haber nacido en el peru..........gabo es sin lugar a dudas un mayor referente para nosostros , os latinoamericanos

Anónimo dijo...

El premio debio ser para Mario Benedetti.

Randy Vargas Ticlla dijo...

En su discurso al recibir el nobel, el inigualable Gabriel García Márquez nos muestra su grandeza y su superioridad en todos los sentidos.
Él no esta brindando por si mismo, el ni si quiera se menciona en todo su "Brindis por la Poesía", el rinde un homenaje no a si mismo; si no a la fuente de toda inspiración. Sin duda es quizás el mas grande escritor de todos los tiempos.
¡Cuanta falta nos haces Gabo!