Seguidores

sábado, 17 de agosto de 2013

Horacio Benavides

Bagdad a oscuras

Cuando de la herida del niño
empezó a brotar
la dulce agua del sueño
y la anciana
hubo apagado
con sus dedos la última llama
y los perros sin dueño
se entregaron
a su suerte
en el abandono
de la ciudad en ruinas
se escuchó de nuevo
la antiquísima voz de la sangre
He llegado a saber
oh rey afortunado...

31
Como a veces un nombre familiar
se nos olvida
y repetimos nombres
para tratar de hallarlo,
así se te olvidará
tu propio nombre
Y no tendrás
libreta de teléfonos
cuaderno de apuntes
donde apoyarte
Y de uno en uno
los nombres serán ríos,
ninguno el tuyo,
y el tiempo del desvelo

Una pausa en el atormentado corazón de Hamlet

Mientras duerme el joven Tiempo
bajo el manzano de oro
Ofelia se encamina hacia la muerte
Le llama el agua
le siguen las flores
Flota en tanto dura el poema
en su boca
Un ala sobre el atormentado corazón
mas nadie podría detener la música
Silencio o noche
y el loto para siempre

Alguien en otro lugar

Amor que pasas sin dolerme
piedra vuelta nube
En algún lugar
te estará esperando
un muchacho
parado bajo la lluvia
Hablará solo
se quemará la boca
Y no habrá para él
Un trago suficientemente amargo


Horacio Benavides. Nació en Bolívar, Cauca, en 1949. Ha sido profesor de educación básica primaria y educación media en Cali, ciudad donde también dirige un taller de literatura para niños. Es coeditor de la revista de poesía |Deriva. Ha publicado, entre otros, los libros de poemas: |Orígenes (1979), |Las cosas perdidas (1986), |Agua de la Orilla (1989), |Sombra de Agua(1994), |La aldea desvelada (1998), y |Sin razón florecer, con el cual ganó el Concurso Nacional de Poesía del Instituto Distrital de Cultura y Turismo en 2001.

No hay comentarios: