Seguidores

sábado, 14 de abril de 2012

Alfonso Parra Beleño


DUENDES DEL FUEGO
Llamemos a los duendes secretos
que conciben y paren  rumores
fertilizados de leyendas y cantos.

Dejémoslos repletos de palabras
gestados en la estación de la sangre
sueño de los mares ilusión del rocío
apagar  este fuego y sus recuerdos.



PRIMER SECRETO DEL FUEGO

Fuego herido
enreda de danza
mi espíritu invasor
llegó visitante
de la mañana hasta  tu cuerpo.

Mi lanza en la mano
enternece la aurora
sumergidos en el fuego
agotamos las estrellas.

EL TIEMPO NACE

El tiempo nace
en cualquier  parte.

Uno lo puede formar
sobre el fuego o la ceniza;
también puede ser cambiado
en la primera  tienda
con autoservicio
que nos palpite cerca.

Lo que en realidad
no pasa nunca
es el olvido.

El viene sin llamados
dejando caer sus espigas
mientras uno desabrocha el alma
para dar un retoque
a la obra que no ha construido.


MARIA LUCHADORA

Se te quedaron regados
los sueños en el cuerpo:
 Fuiste habitada,
como el hogar  infinito,
por flores y colibríes
en los tiempos  en que bebíamos
la angustia  del vivir.

El pordiosero sin ojos
te enseñó a caminar
sin escrúpulos  vacíos.

Muy pronto supiste
morder la lluvia
bajo la piedra  sin rosas.


Porque llevas
el cielo en los labios
atrapaste la ola
que  te conduce sin rencores
hacia el Horizonte Total.


SECRETOSDELFUEGO

                   I

Primero  el fuego se hizo Dios
sueño secreto del arcángel gris
o encantos perfumados en el lecho de
Nerón.
                   II
Huracanes de sangre navegan el amor
evaporados del sismo arquitecto  mágico
que hizo del fuego radares eróticos.

                  III
 Erario sueño del fuego negro
sobre la estepa de un cuerpo  desnudo
lleva costumbre  de ruinas la serpiente.           

                   IV
Bajo el fuego duermen las ideas
Tinieblas o ángeles de la palabra
O semen ardiente de las profecías.


SONATAS DE SAL

Mi fuego apaga tu voz.
En la palma de la mano
sonatas para relamer la sal.

Mi encanto a medio camino
desarropa el marfil en tu cuerpo
o el aire prisionero.

  
FUEGO OLVIDADO

Peces que trepan
por la brisa y su sombra
la niña violada
constelación  sangrante
fuego olvidado repara la memoria.


JICARA

Navegante lotófaga
 mi palabra
desde lo alto
es un buitre  devorador de sombras
ella quema  tus encantos
cuando la jícara cansada
resbala y arrastra
las espumas tus senos.


CANCIÓN RUPESTRE

¿Entonces para qué
Son mis palabras
Si con ellas no puedo
Organizar tu piel?

Si mi boca al pasar
No eriza
El as en tus caderas
Esta canción rupestre
No será de tornasol.

Tomado de: Antología poética de autores del Cesar. Instituto de Cultura y Turismo del Cesar.  Valledupar. 1994


Alfonso Parra Beleño: Curumaní, Cesar, 1952. Contador Público de la Universidad Popular del Cesar. Escribe cuentos y poesías, que ha publicado en periódicos y revistas. Su obra permanece inédita  casi en su totalidad.

No hay comentarios: