Seguidores

martes, 19 de enero de 2016

Antonio Gamoneda

Viene el olvido
La luz hierve debajo de mis párpados.
De un ruiseñor absorto en la ceniza, de sus negras entrañas musicales, surge una
tempestad. Desciende el llanto a las antiguas celdas, advierto látigos vivientes
y la mirada inmóvil de las bestias, su aguja fría en mi corazón.
Todo es presagio. La luz es médula de sombra: van a morir los insectos en las bujías del
amanecer. Así
arden en mí los significados.

jueves, 14 de enero de 2016

Jorge García Usta

Foto tomada de
 http://www.eluniversal.com.
LAS COSAS EN EL OJO DEL GAITERO

Mírale el ojo al gaitero
mientras sopla la música.
Míralo a fondo.
Oyes el agua invicta,
los preparativos de la muerte.

La mujer es mujer
entre todas las flautas.
El abeto ayuda
al cantor
a bien morir.

viernes, 8 de enero de 2016

Sharon Olds


 (dos poemas traducidos por Mirta Rosenberg,y otros dos por Ezequiel Zaidenwerg)) 

FIN

Nos decidimos a abortar, y juntos
nos volvimos asesinos. No cambió nada con
el próximo período: estaba muerta, esa pareja joven
que alguna vez había abrazado la vida.
Mientras lo discutíamos en la cama, el choque
no nos sorprendió. Fuimos a la ventana,
y miramos los autos hechos un acordeón,
las esquirlas de vidrio reluciente,
como si los culpables fuéramos nosotros.

lunes, 16 de noviembre de 2015

Una mujer desnuda


UNA MUJER DESNUDA Y EN LO OSCURO
Mario Benedetti
Una mujer desnuda y en lo oscuro
tiene una claridad que nos alumbra
de modo que si ocurre un desconsuelo
un apagón o una noche sin luna

domingo, 17 de mayo de 2015

A la música

Arthur Rimbaud
A la plaza que un césped dibuja, ralo y pobre,
y donde todo está correcto, flores, árboles,
los burgueses jadeantes, que ahogan los calores,
traen todos los jueves, de noche, su estulticia.

-La banda militar, en medio del jardín,
con el Vals de los pífanos el chacó balancea:
-Se exhibe el lechuguino en las primeras filas
y el notario es tan sólo los dijes que le cuelgan.

domingo, 15 de febrero de 2015

SIQUIERA SE MURIERON LOS ABUELOS

Por: Jorge Robledo Ortíz

Hubo una Antioquia grande y altanera
Un pueblo de hombres libres.
Una raza que odiaba las cadenas
Y en las noches de sílex,
Ahorcaba los luceros y las penas
De las cuerdas de un tiple.

Siquiera se murieron los abuelos
Sin ver cómo se mellan los perfiles.
Hubo una Antioquia sin genuflexiones,
Sin fondos ni declives.
Una raza con alma de bandera,
Y grito de clarines.
Un pueblo que miraba a las estrellas
Buscando sus raíces..

sábado, 25 de octubre de 2014

Neruda o el porqué de una acción desesperada

Por: Rodolfo Tamayo Castellanos
La primera vez que la vi ella atravesó el patio de la escuela para llegar a la Secretaría; yo conversaba en el pasillo y no pude hacer otra cosa que mirarla. No pensé que alguna vez que me enamoraría como en las canciones, como en esa de Fito Páez que dice yo no buscaba a nadie y te vi. Y fue así. En mi mente la vi atravesar ese patio en cámara lenta cientos de veces, igual que si rebobinara una película. Por aquel entonces yo tenía algo de fama de escribir bonito. Había absorbido hasta los huesos poemas de Buesa y Bécquer; aunque en verdad fue un libro de Juana Borrero el que despertó el bichito de escribir poesías. Decidí hacerle versiones, sobre todo a uno de los textos de amor que más me gusta: Última rima. Mi primer cuaderno, cuyos poemas prefiero no recordar, llevaba el título nefasto de Versos dolientes, y los mostré en el aula con orgullo. Causaron tremendo impacto y me creí “El Poeta”.

viernes, 1 de agosto de 2014

Ezra Pound

Francesca
Saliste de la noche
y había flores en tus manos,
ahora saldrás de una muchedumbre,
de un tumulto de dichos sobre vos.

Yo que te ví entre las cosas primordiales
me enojé cuando pronunciaron tu nombre
en lugares comunes.
Yo quisiera que las olas frías fluyeran en mi mente,
y que el mundo se secara como una hoja muerta,
o una semilla de diente de león y así fuese barrido,
para volver a encontrarte,
a solas.